Colegio Marista de Santa Cruz

ACLARACIONES

Es el único, de los 5 colegios que regentamos los Hermanos Maristas en Bolivia, considerado como particular, o de pago (nombre con que se designan a los colegios privados y sostenidos económicamente con cuotas, o aportaciones, de los alumnos).

Es también el primero que se creó en una población de gran importancia y de gran porvenir, la tercera entonces y la segunda actualmente después de La Paz, incluida la ciudad del Alto, no sólo en el aspecto económico, sino también en el cultural. No lo era así cuando se fundó el colegio, pues entonces era mayor Cochabamba y con más prestigio, ya que Santa Cruz contaba con 50.000 a 60.000 habitantes, superando su población actual los 800.000 habitantes.

ANTECEDENTES.

El buen concepto adquirido por la enseñanza, educación, seriedad en los estudios, formación de los alumnos y aun en otros aspectos, del Colegio Marista de Roboré, y posteriormente del Colegio de San José de Chiquitos, aunque éste con menor influencia, se hizo sentir bastante en Santa Cruz. Precisamente, el que esto escribe pudo comprobarlo al tener contacto directo con algunos catedráticos de la Universidad Estatal “Gabriel René Moreno”, la única existente entonces en la ciudad, quienes se lo manifestaron cuando le dijeron: “Llegan sus exalumnos a los estudios superiores, en las diversas materias, con buena preparación y por eso se puede esperar mucho de ellos”.

Algo análogo aconteció también en otros aspectos y, por supuesto, en otras esferas sociales, por tratarse de un colegio católico y dirigido por religiosos educadores, lo que no tenía nada de extraño.

Esa influencia también se hizo sentir en otras universidades de la nación, y aún del extranjero, sobre todo en las de La Paz, Cochabamba y Oruro por el número de alumnos que frecuentaron allí sus estudios universitarios, lo que también se hizo sentir en algunas esferas sociales, sobretodo entre militares, debido ala existencia en Roboré de la 5ª División del Ejército, varios cuarteles y la base aérea,  responsables de la frontera con Brasil y Paraguay.

En 1966, estando en Cochabamba los Hnos. Fernando Moreno y Vidal Bretos, con encargo del Hno. Provincial de Bética Marista, de buscar un local adecuado para crear allí un colegio de pago, tiene lugar el primer contacto de los Hermanos Maristas con Monseñor Luis Rodríguez Pardo, a la sazón Obispo de la Diócesis de Santa Cruz, quien les invitó a ir a Santa Cruz donde les ofrecía un terreno de unos 10.000 metros cuadrados y la cantidad de 25.000 dólares americanos para construir un colegio.

La compra de los terrenos y el dinero ofrecido eran parte de una donación del Sr. Arzobispo de Boston, Cardenal Cushing.

Así es como en el año 1967, yendo a visitar a los Hermanos y obras de Bolivia, el Hno. Jesús Rodríguez, Provincial de Bética Marista, se entrevistó con el Señor Obispo de Santa Cruz, Mons. Luis Rodríguez y llegaron a un acuerdo de construir, por parte del Obispado, y dirigido después por los Hermanos Maristas, un colegio como particular, o de pago, y como medio de garantía, en cierto modo, sobre todo en el aspecto económico, para los demás colegios, incluyendo el que se esperaba construir en Cochabamba, que eran semifiscales, o no pagantes, en caso de necesidad urgente.

Luego el Hno. Fernando Moreno fue destinado a Roboré y el Hno. Vidal Bretos quedaba en Santa Cruz, hospedado en el Instituto Mercado Aguado, horfelinato dirigido por los Hermanos de La Salle, encargándose de hacer las gestiones para la construcción del Colegio y la supervisión de las obras.

CONSTRUCCIÓN DE LA PRIMERA PARTE DEL ACTUAL COLEGIO.

Efectivamente, las obras se inician en ese mismo año en los terrenos que ya había adquirido el Sr. Obispo con la  ayuda recibida, como ya se indicó, del Sr. Arzobispo de Boston cuando, en años anteriores, había sido Delegado del Papa para el Congreso Eucarístico Nacional que se celebró en Santa Cruz, ayuda que recibió la Diócesis de Santa Cruz para la educación católica y también con la que se había construido ya el colegio de niñas y jóvenes que lleva su nombre y encomendado después a las Religiosas de Jesús María.

Para Febrero de 1968 ya estaban construidas las primeras edificaciones previstas, unas 6 aulas y la residencia de los Hermanos de la Comunidad. Fue el constructor el Sr. Kurt Riter, quien también construiría el Colegio y Residencia de los Hermanos en Comarapa.

Como ya se indicó antes, en todo este tiempo residió el Hno. Vidal Bretos en la Comunidad de los Hermanos de  La Salle, colaborando también en las actividades de su colegio.

INICIACIÓN DE ACTIVIDADES ESCOLARES.

Se inician en el nuevo colegio las actividades escolares el 3 de Febrero de 1968.

Formaban la primera Comunidad Marista los Hermanos Florencio Puente Pérez, como Director del Colegio y Superior de la Comunidad, Vidal Bretos Arrondo y Jesús Ortega Dehesa.

Por ser los tres extranjeros, y cumpliendo lo estipulado en las normas gubernamentales, fue designado como subdirector oficial del colegio, Monseñor Carlos Gerike, Prelado Doméstico de Su Santidad, nacido en San José de Chiquitos y entonces Arcipreste de la Catedral.

Dicho sacerdote siempre se distinguió por su aprecio y colaboración en todo lo posible a la Obra Marista de Bolivia.

Comenzaron las actividades escolares con tres cursos: el último curso de Primaria y dos primeros de Media (Bachillerato). En total eran unos 120 alumnos, todos varones.

Poco después llegó la Resolución Ministerial aprobando el funcionamiento del colegio.

Además de los ya citados, colaboraron otros profesores seglares, algunos exalumnos del Colegio Marista de San José de Chiquitos, como los Prof. Rigoberto Rivero y Freddy Vargas, sobre todo para impartir algunas asignaturas consideradas como materias nacionales: Lenguaje, Historia, Geografía y Cívica y también para las ramas técnicas e idiomas, siendo el Profesor de Inglés un Sacerdote de Maryknoll, norteamericano y exalumno de nuestro colegio de Nueva York.

En el año 1971 el Hno. Florencio fue designado al Colegio de Comarapa como Director y le sustituyó el Hno. Agustín Llanillo García. En su directorado se hicieron algunas mejoras importantes en la finca como el cementado de las canchas de juego y el cerco de ladrillo por debajo y malla olímpica en lo alto que rodea la finca, de unos 300 metros lineales.

El alumnado fue aumentando en gran medida año tras año, y adquirió el colegio notable reputación por la enseñanza impartida, los resultados académicos y la forma y ambiente que había en el trato entre los profesores, así como entre éstos con los alumnos y padres de familia.

ALGUNAS MODALIDADES POSTERIORES.

A medida que las circunstancias lo exigían se fue ampliando el edificio con varias construcciones complementarias, pero siguiendo la misma línea arquitectónica y adquiriendo algunos pequeños terrenos colindantes, pues no había posibilidad de mayores adquisiciones, no sólo para nuevas aulas, sino también para salón de actos múltiples, coliseo abierto, amplio salón de computación u ordenadores, etc.

Siendo Director del Colegio el Hermano José Antonio López Rojo se inicia la enseñanza mixta, o coeducación, tanto en el ciclo Intermedio, pues aún no existía el ciclo Básico (Primaria) como en el Ciclo Medio, dando preferencia a alumnas que ya tenían hermanos estudiando en el colegio.

Se inicia, igualmente en esta época, la enseñanza en el Ciclo Básico en el turno de la tarde ya que los otros dos ciclos lo hacían por la mañana.

Es también cierto que, para que funcionase el Ciclo Básico, hubo de sacrificarse algo que a varios hermanos les dolió bastante, ya que antes de iniciarse la enseñanza primaria funcionaba en ese horario el Colegio Fiscal Marista de Intermedio (semiestatal) y en los mismos locales, para alumnos hijos de familias de escasos recursos, como obra social, y que ese colegio posteriormente no tuvo lugar fijo y los Hermanos Maristas se desentendieron completamente de él. No obstante, a partir de 1992 ó 1993, con la colaboración de los Padres de Familia, se ayuda a construir una escuela en uno de los barrios periféricos más pobres y alejados del centro de la ciudad, como obra social. Es una escuela fiscal, o estatal.

También durante un período de unos 10 años funcionó en los locales del colegio, con clases nocturnas, la Normal Católica para profesores de Religión..

Posteriormente se han hecho, como ya se indicó antes, mejoras muy importantes tanto con algunas ampliaciones y remodelaciones como en planes de enseñanza, superación del profesorado con reuniones y cursos especiales, al igual que en los demás colegios nuestros y en otros aspectos, como orientación a los Padres de Familia, formación del Equipo Coordinador entre Hermanos y Profesores seglares, Asociación de Antiguos Alumnos, etc. Sobre todo se ha incrementado esto siendo Director el Hno. Vidal Bretos.

LA VILLA MARISTA.

Mención especial merece la adquisición de unos terrenos de 4 hectáreas y mejoramiento con algunas construcciones: piscina, canchas deportivas, salón múltiple, vivienda del cuidante y su familia, consultorio dental, aunque éste de momento aún no funciona.

Esos terrenos fueron donados por la familia de los Antiguos Alumnos Gustavo y Luis Bloch.

Actualmente constituye la Villa Marista, sita a 12 km. del colegio, un lugar adecuado de recreo, o descanso, para los Hermanos, Profesores y sus familias, alumnos, padres de familia y exalumnos los fines de semana especialmente, y  cuando los alumnos participan en días de campo organizados por el colegio, o bien campamentos, retiros u otras actividades similares.

BODAS DE PLATA DEL COLEGIO.

En el año 1993, siendo Director el Hno. Maurino Ortega, se celebraron con gran solemnidad las Bodas de Plata del Colegio. Como recuerdo de ese acontecimiento se construyó una plazoleta interna con el denominativo de “Plaza de Bodas de Plata”  estética y muy acogedora, un tanto similar a las antiguas plazoletas, o humilladeros, coloniales.

DIRECTORES Y OBRAS REALIZADAS EN SUS MANDATOS.

Hno. Florencio Puente (1968 a 1970): los dos primeros años de funcionamiento del colegio.

Hno. Agustín Llanillo (1971 y 1972): Se construyen los pabellones de Dirección, Laboratorios y ampliación de clases (2ª parte). Se prestan aulas por la tarde al Liceo de Señoritas Monseñor Santisteban, colegio fiscal, por estar en construcción su nuevo local. Se cerca la finca con barda de ladrillo rojo, rematada con malla olímpica. Se cementan parte de las canchas.

Hno. Vidal Bretos (Primer Período 1973 a 1977):  Egresa la Primera Promoción de Bachillerato. Se prestan aulas para el Colegio Fiscal “Otilia Vaca-Díez” Ciclo Intermedio, durante dos años y mientras refaccionan su colegio. Se crea el Colegio Fiscal Marista (1976) Ciclo Intermedio, funcionando en turno de la tarde. Lo dirigen los Hermanos Maristas. Se construye el Salón-Teatro, o salón múltiple.

Hno. Celso García (1977 a 1982): Se compra el terreno en donde está actualmente el Coliseo con aporte y asesoramiento jurídico de la Asociación de los Padres de Familia. Hubo la sugerencia de que fueran para la construcción de una piscina, si bien prevaleció la idea de que fuera un coliseo simecerrado y para usos múltiples y aún utilizado en los recreos de los alumnos. Creación del Ciclo Básico Mixto.  Se cierra el Colegio Marista Fiscal que pasa a ser independiente de los Hermanos Maristas

Hno. José Antonio López (1983-1985): Se consiguen los terrenos de la Villa Marista. Se hace el Colegio Mixto también en los demás ciclos.

Hno Lucidio Redondo (1986): Se Cubren los terrenos del coliseo. Se inician las obras de la Villa Marista con la construcción de dos canchas polideportivas, tanque elevado de agua y casa del cuidante.

Hno. Vidal Bretos (2º período) (1987-1992): Conclusión del Coliseo. Compra de un terreno colindante en la calle Saavedra. Construcción de 4 aulas en dicho terreno. Adquisición de 25 computadora u ordenadores.

Obras realizadas en la Villa Marista: Construcción de una casa de usos múltiples y consultorio dental. Construcción de la piscina y vestuarios.

Hno. Maurino Ortega (1993-1995): Bodas de plata del Colegio. Construcción de la plazuela interna “Bodas de Plata” como recuerdo. Construcción del nuevo hall y biblioteca ampliada.

Nuevo proyecto:

Se está pensando en un proyecto par poder satisfacer las necesidades de un barrio periférico en materia de educación.

El colegio particular Marista, que funciona en Santa Cruz de la Sierra, está asumiendo este pedido de la Iglesia.

Será un medio de concientizar a los alumnos, profesores y padres de familia.

Se ha enviado un proyecto a la Fundación Alfonso XIII, de España y ha sido aprobado.

También a nombre de la Arquidiócesis, se está solicitando al Consejo Municipal quo nos otorgue unas 2 hectáreas para su ubicación.

Se estima puedan iniciarse las obras, si todo sale bien, en marzo de 1998. El terreno está situado en el barrio Paraíso, camino y cerca de la carretera que llega a Palmasola, en dirección sur de la ciudad.

También se ha colaborado en otras escuelas de barrios periféricos hasta el presente, pero no tan directa y eficazmente como se desea en este nuevo centro educacional, ya que  se pretende sea lo más completo posible.

Hno. Pedro Alegre

Coordinación de San José de Chiquitos

ANTECEDENTES.

En el año 1963 el Sr. Obispo, de Chiquitos, Monseñor José Calasanz Rosenhammer, pidió a los Hermanos Maristas de Roboré que se hicieran cargo de un colegio de Enseñanza Media (Bachillerato) para varones que proyectaba crear en San José, capital de la Provincia de Chiquitos, una de las más extensas entonces, pero poco poblada, no sólo del Departamento de Santa Cruz, en el Sur-Oriente boliviano, sino también de toda Bolivia.

Ya en septiembre de ese año, en Cabildo Abierto, con la presencia de autoridades provinciales, locales y vecinos, se lo manifestó los josesanos.

La población formada por mestizos de chiquitanos y blancos en su mayoría, era de unos 4.000 habitantes. Atravesaba una época de bastante auge debido a ser el centro geográfico de la provincia y también uno de los puntos estratégicos del ferrocarril Santa Cruz – Corumbá (en el Brasil).

En cuanto al clima, paisaje y producciones agrícolas son similares a las de Roboré y otras poblaciones de la región. Una de las riquezas principales, y aún sigue siéndolo, lo constituye la presencia de estancias con ganado vacuno, y también, sobre todo en la época seca del año, la explotación de la madera de los bosques tropicales. La colonia Menonita tiene una próspera producción agrícola. También, últimamente se cultiva bastante la soya.

CAUSAS DE ESTA DECISIÓN DEL SEÑOR OBISPO.

Fueron varias. Entre ellas la existencia ya en esa provincia,  y Vicariato, del Colegio Marista “Sagrados Corazones” de Roboré, población oficialmente de menor importancia, por ser sólo capital de una sección de la provincia, aunque sí bastante más importante en otros aspectos, en especial en el económico y de comunicaciones a nivel nacional.

Ya acudían bastantes alumnos de esa población al colegio de Roboré, a pesar de la distancia de unos 150 km., quienes, la mayoría, se alojaban en casas de parientes, lo mismo que hacían los de otras poblaciones de la provincia más alejadas como Puerto Suárez y San Matías, fronterizas con el Brasil, y también San Ignacio, San Miguel, San Rafael, Concepción, Santa Ana y San Javier. También de Santa Cruz había un grupo numeroso de alumnos internos.

Es cierto que había también, aparte de las Escuelas Fiscales, o del Estado, para niños y niñas de Primaria, otro colegio de Ciclo Básico, con tres cursos también de Bachillerato, aunque incompleto por ser 6 los cursos de ese Ciclo, regentado por las Madres Franciscanas Angelinas, llegadas unos 15 años antes de Italia. En este colegio, el Ciclo Básico era mixto y en aulas comunes y en cuanto a los cursos de Medio, o Bachillerato, funcionaban en aulas distintas y con horarios también distintos para alumnos y alumnas.

Parece ser que, a las mencionadas religiosas y profesoras seglares, se les hacía pesada y un tanto difícil esa situación, sobre todo el atender a los cursos de varones y optaron por comunicárselo al Sr. Obispo, quien aceptó se creara, a su expensas, mayormente, otro colegio contiguo a la Parroquia. Pidió luego a los Hermanos Maristas se hicieran responsables de ese centro.

ACEPTACIÓN DE ESA NUEVA OBRA.

Vino a ser la segunda obra Marista en Bolivia.

Los Superiores de la Provincia Bética, pues aún no existía el Distrito de Bolivia como tal, ya que se creó posteriormente, lo aceptaron en Febrero de 1964 y se iniciaron las clases con tres Hermanos. La primera Comunidad la formaron los Hermanos Emilio Zuza, como Director, Elias Cortezón, como Administrador, y Pedro Alegre.

Los dos primeros, al cabo de algunos años, dejarían la Congregación Marista para ordenarse de sacerdotes diocesanos.

Los alumnos, todos externos, eran del Ciclo Intermedio (tres últimos cursos de Enseñanza General Básica) y cuatro cursos del Ciclo Medio, o Bachillerato. En total de 150 a 160 alumnos. El profesorado, incluyendo los profesores seglares, pues no había aún personal auxiliar y administrativo, eran 12, todos varones.

EL EDIFICIO: UNA AUTÉNTICA ESCUELA PARROQUIAL DE LOS COMIENZOS DEL INSTITUTO.

En cuanto al edificio, que se hizo apresuradamente, y ya iniciadas las clases, en el que actuó con gran entusiasmo el Párroco, Padre Godofredo Trenker, Franciscano oriundo del Tirol Italiano, era de material muy pobre, a base de adobes y hechos en lo que sería un pequeño patio de recreo en el interior del edificio. Era, por supuesto, de planta baja y en forma de U, pegado a la Iglesia Parroquial. El techo era directamente con las tejas sin cielo raso, o tumbado. En realidad parecía el colegio la primera escuela de La Valla, u otra de los comienzos del Instituto.

Igual cabe decir del alojamiento de los Hermanos, pues comían con los Padres de la Parroquia, que eran uno o dos, según las circunstancias. Los alimentos eran preparados por las internas, o aspirantes, de las Madres Angelinas, contigua su residencia y colegio a la parroquia en el lado sur, paralelo al colegio Marista. Era un menú, de ordinario, bastante a la italiana.

En cuanto a residencia, o vivienda, el primer año lo hicimos en un cuchitril, al pie de una escalera que servía entonces como almacén o trastero hasta concluir las obras del Colegio.

Durante el mandato del Hno. Agustín Llanillo, como primer Superior Distrital, se amplió algo el reducido espacio del colegio, y con ello también la vivienda de los Hermanos, por la donación que hizo el Sr. Obispo y la necesidad urgente de la vivienda de los Hermanos.

Se añadió una pequeña construcción que había servido de Posta Sanitaria parroquial, con un pequeño terreno, o canchón, con algunos árboles frutales y contiguo a la huerta de las Madres Angelinas.

Posteriormente también, y por cuenta de los Hermanos, siendo Director el Hno. Fernando Moreno, se puso el tumbado tanto en las aulas como en las demás dependencias y residencia de los Hermanos.

ACONTECIMIENTOS POSTERIORES.

En el año 1973 los Hermanos Maristas nos retiramos del Colegio, después de maduro examen, o consulta, a nivel de Distrito, por escasez de Hermanos en el Distrito, y pasó la dirección del mismo al Padre Leo Zechner, franciscano austríaco y cooperador de la Parroquia.

Este lapso de tiempo duró 10 años, hasta que regresaron de nuevo los Hermanos Maristas para regentarlo en el año 1983, formando esta nueva Comunidad los HH. Clemente Alcalde, como Director, Victoriano Ruiz y Angel Redondo.

Los dos primeros años se alojaron en la Casa Parroquial, pasando después a residir en la casa en que había nacido el Padre Carlitos (Mons. Carlos Gerike) y posteriormente, por segunda vez, en la nueva Casa Parroquial.

Cabe resaltar el ambiente marista que reinó en el Colegio, en nuestra ausencia, y una prueba fehaciente es que siguió nominándose el colegio como Colegio Marista San José. Este ambiente no sólo fue entre los profesores y alumnos, sino muy especialmente entre los exalumnos y aún de los Padres de Familia.

Siguió siendo muy activa la Asociación de Antiguos Alumnos Maristas y se siguió celebrando la fiesta del colegio el día 6 de Junio, aniversario del fallecimiento del nuestro Fundador y, al mismo tiempo, Fiesta del Maestro Boliviano.

NUEVA CONSTRUCCIÓN.

En 1984, siendo Director el Hno. Clemente Alcalde, se inicia la construcción del nuevo Colegio en locales mucho más amplios, aunque en una de las zonas de la población no de nuestro agrado, si bien ya se habían adquirido esos terrenos por cuenta del Obispado y de la Parroquia, durante la dirección del Padre Leo.

Hemos de destacar además la ayuda financiera, en gran medida, proporcionada por CORDECRUZ (Corporación de Desarrollo de Santa Cruz) así como del Vicariato de Chiquitos (actual Diócesis de San Ignacio de Velasco).

BODAS DE PLATA DEL COLEGIO.

En 1989, siendo Director el Hno. Avelino Jiménez, se celebraron las Bodas de Plata del Colegio. Fue un acontecimiento de gran importancia en la ciudad, con presencia de Hermanos que habían trabajo en el colegio y exalumnos, muchos de ellos llegados de Santa Cruz y de otras poblaciones importantes del interior de la República, como Cochabamba y La Paz y aún del extranjero, sobre todo del Brasil. En esa ocasión presidieron, o celebraron, junto con Mons. Bonifacio Madesbacher, Obispo titular del Vicariato, el Padre Elías Cortezón y el Padre Leo Zechener, la Eucaristía de Acción de Gracias. No pudo participar, por fuerza mayor, aunque sí se había comprometido, el Padre Emilio Zuza, residente en Brasil.

OTRA MANERA DE PERMANECER EN SAN JOSÉ.

En el año 1993 queda el colegio y la población de San José sin la Comunidad Marista permanente y se hace cargo como coordinador del colegio, desde Santa Cruz, el Hno. Vidal Bretos quien lo visita  periódicamente para orientar a los Profesores, al Equipo Coordinador, controlar las actividades, presidir las reuniones sean de profesores, de exalumnos y de Padres de Familia, participar en las reuniones convocadas por las Autoridades y otras actividades similares. Además, también lo visitan con frecuencia los Hermanos responsables de la Pastoral en los demás Colegios Maristas y el equipo responsable, ya que sigue activa la pastoral  en ese centro.

Siguen manteniéndose los dos Ciclos: Intermedio y Medio con alumnos, la mayoría varones. No funciona el Ciclo Básico, o Primaria.

En edificio aparte, pero como parte integral del Colegio Marista, funciona la Sección Vocacional con talleres de carpintería y mecánica y electricidad.

Fue creada esta sección con ayuda procedente de Austria, siendo su actual Director el Prof. Bonifacio Luna.

Como Coordinador, o Director General, actúa el Hno. Vidal Bretos y Director de Medio el Prof. Lupo Suárez, antiguo alumno de Roboré.

Sigue nominándose Colegio Marista San José y los Profesores se sienten muy maristas, contentos e imbuidos plenamente de nuestra mística.

Por lo que antecede, creemos que ha sido, y sigue siendo, una bonita y buena experiencia, sobre todo dada la imposibilidad del posible retorno de los Hermanos en un futuro próximo.

Directores:

 

  1. Emilio Zuza Mena
  2. Angel Redondo Mariscal
  3. Fernando Moreno Barrios
  4. Padre Leo Zechner
  5. Clemente Alcalde Santos
  6. Avelino Jiménez Martínez
  7. Maurino Ortega González
  8. Sr. Lupo Suárez Salvatierra. Medio
  9. Sr. Ricardo Gutiérrez. Intermedio
  10. Sr. Bonifacio Talleres
  11. Vidal Bretos Arrondo: Coordinador

Algunas mejoras futuras en perspectiva:

Debido, en gran parte, a la amplitud de los terrenos actuales (alrededor de 4 ha.) se pretende hacer algunas mejoras que se consideran necesarias.

Como prioritarias sería:

Construcción de la vivienda para la familia del portero y dejar para otros menesteres las habitaciones que ocupan dentro del edificio colegial.

Construcción igualmente de canchasl múltiples y cementadas para deportes menores: fútbol de salón, basket y voleibol.

Instalar, en parte de esos terrenos, los actuales talleres situados en otro edificio alejado del colegio y no muy apto para esas actividades, darles mayor amplitud y poder controlar mejor el trabajo que se realiza en ellos.

Y por último, y en vista a completar la enseñanza actual en el ciclo de primaria, construir el edificio correspondiente y adecuado.

Por supuesto, todas estas mejoras supondrán fuertes desembolsos económicos. Esperamos que , poco a poco, se puedan conseguir los fondos necesarios como se ha logrado, hasta el presente, en cuanto se ha realizado en Bolivia.

Para ello, creemos que precisaremos, y en gran medida, el coraje y confianza en Dios y en María del que nos dio admirable ejemplo nuestro Padre Fundador.

Centro educativo Gabriel René Moreno

ANTECEDENTES

La población de Comarapa, fundada durante la época del coloniaje español, a 248 km. de Santa Cruz de la Sierra y a 242 de la ciudad de Cochabamba, está situada sobre la antigua carretera troncal que une a ambas poblaciones, en el extremo noroeste del Departamento de Santa Cruz. Es capital de la Provincia Manuel María Caballero y límite con el Departamento de Cochabamba.

Los residentes habituales  son unos 3.000 habitantes, en su mayoría de la etnia quechua y mestiza.

Está situada al pie de las estrivaciones de la Cordillera Oriental Andina, con clima fresco, a unos 1.800 mts sobre el nivel del mar, y las producciones son las correspondientes a los valles mesotérmicos de los trópicos.

La creación en esa población del Colegio Marista (Colegio Gabriel René Moreno “Fe y Alegría”) se debió a un encuentro fortuito, y que más de un Hermano Marista diría posteriormente ¡Bendito encuentro!

En el año 1964, concretamente ya en puertas de las vacaciones estivales, yendo de Roboré a Samaipata, población también en el Noroeste de Santa Cruz, pero más próxima a esta ciudad que Comarapa, el Hermano Florencio Puente, Director entonces del Colegio de Roboré, buscando una zona más alta y fresca que el Oriente Boliviano y un lugar ideal para que pasaran unos días de descanso los Hermanos Honorio Molinuevo y Adrián Pérez, dedicados ambos en trabajos de los talleres de Roboré, y que hacía ya varios años que no se tomaban unos días de descanso, o reposo, se hospedó en la comunidad, o Residencia, de los Padres Dominicos alemanes que atendían esa Parroquia, así como otros pueblos menores de esa región, y de la cual era Párroco y Superior el Padre Gonzalo Drees, quien había ya recibido un dinero procedente de organizaciones y personas católicas de Alemania para crear un colegio en esa población. También había contribuido de un modo especial, el Sr. Arzobispo de Colonia, Cardenal Frink.

El citado Padre Gonzalo habló sobre su deseo con el Hermano Florencio y le hizo la oferta que lo dirigieran los Hermanos Maristas.

MOTIVOS PARA CREAR EL COLEGIO EN COMARAPA.

Pero, he aquí que, providencialmente, el Superior Regular Dominico destinó a Comarapa al citado Padre Gonzalo como Coadjutor de aquella Parroquia.

Al cambiar a la nueva residencia, llevó consigo ese dinero ya indicado para la construcción allí de ese colegio, de tal manera que podemos decir que así la suerte estuvo del lado de los comarapeños y no de los samaipateños, ya que fue a los primeros a quienes podemos decir que les tocó la lotería sin haber apostado en ella, y también, en cierto modo, a los Hermanos Maristas.

El citado bienhechor siguió rogando, y con insistencia, al Hermano Florencio para que nos hiciéramos cargo de la Dirección del nuevo Colegio, asociado desde su inicio, a la organización católica fundada y dirigida en varias naciones americanas por los Padres Jesuitas, ”Fe y Alegría”  y  que ya tenía también bastante prestigio en Bolivia.

Fue el arquitecto alemán, residente en Cochabamba, Sr. Kurt Riter, quién en poco más de un año dejó concluida la obra del colegio y también la residencia de los Hermanos, sita a 25 metros del Colegio, y en breves meses más estaba ya el Colegio amueblado y equipado con cuanto se precisa modernamente en un buen Centro Educacional.

Por eso, el día 4 de Febrero de 1971 se iniciaron las clases.

FUSIÓN CON UN ANTIGUO COLEGIO Y NUEVA DENOMINACIÓN.

Existía ya en la población un Colegio de Secundaria (Bachillerato) incompleto y en suma pobreza y descuido en todos los aspectos, y con un número muy reducido de alumnos, con el nombre del gran escritor e historiador cruceño Don Gabriel René Moreno, creado en su honor hacía unos 15 años.

Con la creación del nuevo Colegio, y en las condiciones óptimas en que se hizo, dotado de cuanto exige la pedagogía moderna de un colegio en todos los aspectos: local, profesorado, biblioteca, textos, material didáctico, gabinetes, canchas de juego, etc., y con el respaldo en lo educacional y dirección de la organización de Fe y Alegría, así como de los Hermanos Maristas, se fusionó, constituyendo desde entonces un solo colegio con la denominación de “Colegio Gabriel René Moreno Fe y Alegría”.

ALGUNAS DIFICULTADES.

Esa fusión que parecía ser algo normal y sin serios problemas, no dejó de tenerlos, en especial debido a los antiguos profesores del colegio estatal, si bien a los que desearon actuar en el nuevo, se les dio todas las facilidades y garantías para hacerlo, máxime que quedaba como colegio semi fiscal (o semiestatal), ya que al igual que a los demás colegios de Fe y Alegría, se compromete el Gobierno nacional a pagar a los profesores y demás personal auxiliar.

Sin embargo, la Dirección del mismo, debido sobre todo al convenio de Fe y Alegría con el Gobierno, así como a las normas vigentes en esa organización y también al criterio de los Padres Dominicos y de los Superiores Maristas, quedaba en manos de los Hermanos Maristas.

OTROS DETALLES DE ESTA FUNDACIÓN.

En los primeros años fueron tres Hermanos los que formaron la Comunidad Maristas. En el año de la fundación los Hermanos Florencio Puente, como Director y Superior, Jesús Sáinz y Elmar Sülzer, colaborados en las tareas educativas del Colegio por varios profesores seglares, algunos procedentes del antiguo colegio fiscal.

Más tarde se aumentó a 4 ó 5 Hermanos, completando el plantel docente, administrativo y de servicios con profesores y personal civil, llegando en breve, dado el aumento constante de alumnos, y aunque se consiguieran con bastante dificultad los profesores titulados, a más de 25.

El régimen de funcionamiento, en cuanto al alumnado, es mixto como en todos los colegios de Fe y Alegría, y en los distintos ciclos, o grados, de la enseñanza.

Es de advertir que en este centro educacional sólo hay los dos ciclos: Intermedio y Medio. No así el de Básico, o Primaria.

En el Ciclo Intermedio son los tres últimos de enseñanza General Básica y el ciclo Medio, o Bachillerato, son 4 cursos.

Cabe señalar también que las dos terceras partes de los alumnos provienen del campo, de poblaciones pequeñas, bien de la provincia Manuel María Caballero, pero no de la Capital Comarapa, y aún de otras provincias contiguas, quienes alquilan algunas habitaciones en la población para residir varios en cada una, y la cuestión alimenticia la resuelven como medio pensionistas en el colegio y a precios módicos. También para las alumnas internas se ha habilitado la antigua Casa del Aspirantado, bajo el control de una profesora, y últimamente otro internado para niños del campo subvencionados con becas por el “Proyecto Bolivia”.

Por eso, creemos los Hermanos que es también una buena obra social de ayuda que se logra así.

La inauguración oficial se hizo el 11 de junio, conmemorando la fundación de la población, mejor dicho, el aniversario de su fundación.

Lamentablemente, en tal ocasión ocurrió un fatal desenlace, ya que yendo a ese acto desde La Paz pereció una religiosa y quedó gravemente accidentado o herido, el Director Nacional de Fe y Alegría, Hermano Jesuita Humberto Portocarrero, debido a un accidente en su propia movilidad.

AMPLIACIÓN DEL COLEGIO.

Por el mes de agosto de 1988 se inician las obras de ampliación del colegio con vistas a funcionar unos talleres, si bien, en realidad, fueron un pequeño fracaso, aunque la ampliación fue necesaria al ir en aumento el alumnado y así poder contar con más aulas disponibles y otros locales para otras actividades.

Sin embargo, se mantuvo y aún se mejoró en gran medida, la orientación agrícola de los alumnos mediante el cultivo de unos terrenos colindantes al colegio, también propiedad del mismo y otros más que se adquirieron para tal fin, sobre todo en lo que se refiere al cultivo de árboles frutales, pinos, eucaliptos y hortalizas, así como patatas, maíz, y otros cultivos de la región, y aún con experiencias de otros cultivos que no son propios de la región.

Participan los alumnos tanto en enseñanza teórica como práctica.

Hay que destacar, a ese respecto, la ayuda que se recibió económicamente de CORDECRUZ (Corporación de Desarrollo de Santa Cruz) tanto económica como de asesoramiento por parte de técnicos y que aún se mantiene mediante ingenieros y técnicos agrícolas, como la ayuda recibida, y que fue grande también, de la organización española, no gubernamental, “Manos Unidas”.

Merced a esa ayuda, se ha conseguido cercar toda la finca, incluido el Colegio y los terrenos ya citados, con malla olímpica y a una altura de tres metros, así como la construcción de un gran tanque para agua de riego y otras mejoras importantes.

DIRECTORES Y OBRAS EN SUS GESTIONES.

Hno. Florencio Puente Pérez: Años 1971 a 1975:

Conversión de algunas clases en comedor, cocina y despensa para alumnos medio pensionistas. Creación del semipensionado.

Hno. José Antonio López Rojo: Años 1975 a 1978:

Conservación del edificio y algunos breves arreglos.

Hno. Clemente Alcalde Santos: Años 1978a 1981:

Ampliación: Talleres, Clases, duchas.

Hno. Ladislao González Ruiz: Años 1981 a 1984:

Construcción de la Casa de Aspirantado, contigua a la residencia de los Hermanos y del Colegio.

Hno. Avelino Jiménez: Años 1984 a 1988:

Compra de terrenos para prácticas agrícolas. Adquisición de un motocultor. Cría de Cerdos para ayudar al Comedor Colegial. Por trámites del director, se consigue la atención del a Seguridad social para los afiliados de Comarapa y alrededores. Se celebran las Bodas de Plata del Colegio Gabriel René Moreno. Se consigue el item para el director de Intermedio. Se consigue Ayuda de Manos Unidas.

Hno. Clemente Alcalde Santos: Años 1988 a 1991:

Ampliación del Colegio y vallado de la finca. Construcción del tanque de agua para regar la huerta.

Hermano José Antonio Camposo Díaz: Año 1991 …

Creación de un horno eléctrico para la fabricación de cerámica fina. Ampliación y remodelación de la biblioteca. Conversión de la Casa de Aspirantado en internado de alumnas.  Creación del Instituto de Computación “Colegio Fe y Alegría – Marista”, dependiente de la Universidad Católica boliviana.

DIRECTORES:

  1. Florencio Puente Pérez
  2. Angel Redondo Mariscal
  3. José Antonio López Rojo
  4. Clemente Alcalde Santos
  5. Ladislao González Ruiz
  6. Avelino Jinémez Martínez
  7. José Antonio Camposo
  8. Celso García López
  9. Melchor Díez Pérez

LA ESCUELA ELEMENTAL DE AGROPECUARIA CHAMPAGNAT

La Escuela de Agronomía ha sido un proyecto antiguo dentro del colegio de Comarapa. Hace más de 10 años se hizo un proyecto que fue aprobado por Manos Unidas. Con el dinero que se consiguió, se compró un terreno de una hectárea, se construyeron 2 tanques de agua, se encerró el terreno con mallo alímpica, se adquirió un motocultor y se compraron algunas herramientas. El la primera fase el proyecto no fue adelante por falta de alguien que se ocupase de él. eso sí, quedó lo anteriormente expuesto disponible para el futuro.

En 1993, un voluntario del Cuerpo de Paz que se llamaba Willy Rex vino a trabajar en el colegio. Era ingeniero forestal y comenzó a construir un pequeño vivero escolar. Podemos considerar que este fue el germen de la futura escuela de agropecuaria. En 1994 se construyó un ambiente para la cría de conejos. En 1995, se elaboró un proyecto más amplio que se presentó a una institución de los Estados Unidos que se llama KELLO’S.

Nuestra petición fue aprobada y con los fondos conseguidos se compró un pequeño tractor, se comenzó a hacer una biblioteca con tomas agropecuarios, se realizaron unos módulos de aprendizaje, se volvieron a comprar herramientas. Lo más importante de todo, es que hubo un grupo de técnicos que comenzaron a apoyar a la Escuela de una manera desinteresada. Fueron Orlando Virhuez,  veterinario; Juan Soto; agrónomo; Bernardo Guzmán, Técnico Superior; Ian Yeselonis, voluntario del Cuerpo de Paz.

En 1996 se logró una ayuda de MISEREOR para construir 2 aulas para pasar agropecuaria dentro de la zona en la que están los viveros. A mediados de este mismo año, conseguimos también el apoyo de D. José Rojas. Con su trabajo se le ha dado un gran impulso al trabajo en el vivero. Su historia es interesante, pues ha pasado de ser una de las personas que más árboles ha cortado en la provincia, a ser uno de los mayores defensores de la naturaleza, en nuestros días. Es admirable la dedicación y el cariño que pone en su trabajo. Desde principios de 1997 también apoya a la Escuela, desde el plano pedagógico, Carlos Oomens, que pertenece a la Cooperación belga.

La estructura de aprendizaje está dividida en 6 módulos de 72 horas cada uno. El 80% es de práctica y el 20% de teoría. Una vez superado el módulo, el alumno recibe un certificado de aprovechamiento.

Los módulos son los siguientes:

  • APICULTURA,
  • CUNICULTURA,
  • FRUTICULTURA,
  • VIVEROS Y EDUCACION AMBIENTAL,
  • HORTICULTURA,
  • COMERCIALIZACIÓN Y ELABORACIÓN DE PROYECTOS.

Las clases son fuera del horario escolar y los alumnos asisten a ellas de forma voluntaria. Como metas de cara al futuro queremos que la Escuela se convierte en un centro que pueda dar el título de TÉCNICO MEDIO EN AGROPECUARIA, crear un equipo docente competente, construir un invernadero, apoyar a los profesores que nos colaboran mediante cursos de mejoramiento.

INFORME SOBRE LA NORMAL MOVIL

Copia fiel de las páginas nº 11, 12 y 13 del libro de Actos del Honorable Consejo Municipal de Comarapa 1995.

“En Comarapa, capital de la provincia Manuel María Caballero, del Departamento de Santa Cruz; reunidos en los salones de la Honorable Alcaldía Municipal de Comarapa, el día de hoy, 24 de septiembre de 1995 años.

Prof. Flory Castedo, Directora del Equipo Móvil de la Normal: “Enrique Finot” de la ciudad de Santa Cruz; el señor Facundo López Arse, alcalde Municipal de Comarapa, el Lic. Elí Soto Cruz, Subprefecto de la Provincia Manuel María Caballero, el Prof. Orlando Vargas Cardona, Director Distrital de Educación, El Rvdo. Padre Juan Crespo, Párroco de Comarapa, el Honorable Julio Pinto A. Concejal, Directores de Establecimientos Educativos, Magisterios de la localidad, más alumnos – profesores, de la futura Normal Móvil de Comarapa dependiente de la de Santa Cruz todos, reunidos con la finalidad de inaugurar la Normal en Comarapa, donde la Alcaldía, la Subprefectura se comprometen conjuntamente colaborar económica y moralmente para el buen funcionamiento de la misma.

Del mismo modo se comprometen los directores y todo el magisterio normalista de la provincia toda a colaborar y brindar todo el apoyo necesario, con el mismo fin.

Con lo que terminó el presente acto firmando para su constancia los asistentes

Realidad de la Normal

Está constituida por maestros interinos (sin título y elegidos por su Comunidad) de diferentes lugares de la Provincia Manuel María Caballero. Ver PROCEDENCIA.

Este año en el 3er semestre con un grupo de 49 alumnos y 1er Semestre con otro grupo, es decir, que funcionan dos grupos, un número de 90 maestros interinos.

El sueldo del maestro interino es de unos 280 a 300 Bs. Es decir, 50 a 60 $us. Mensuales.

El promedio de horas que les lleva llegar los viernes a Comarapa es otro problema serio. Nivel cultural en que se encuentran en muy desigual. Idealmente todos deberían tener el bachillerato, pero es suficiente tener el bachillerato de la Noche o CEMA y eso es lo mismo que decir: bachiller frustrado o regalado.

Plan de estudios

Son 6 semestres, que deseamos sean tres años. Cuatro meses y medio cada Semestre. Las clases las hacemos los viernes por la tarde y noche, los sábados en tres turnos: mañana, tarde y noche.

Las horas que nos faltan para completar el semestre se hacen durante las vacaciones con tres o cuatro semanas intensivas.

Es en el tiempo de siembra (lluvia) y esto perjudica bastante a ciertos maestros que también viven de la agricultura.

Resultados del momento.

Estamos muy contentos de la aistencia, asimilación y participación de los alumnos. Nos ayuda la Provincia Bética (SED) y los presupuestos de los tres años, los hemos hecho ajustados a las realidades.

El equipo de profesores está formado por profesores dinámicos y, creemos, bien preparados para animar la formación que nos piden.

El sueldo del profesor de la Normal Móvil es de 8 Bs. por hora, casi dos $us, el doble de lo que paga el Estado, pero resulta muy poco.

Estamos animados con la ayuda del profesor Carlos Oomens (belga) que estará animando en lo pedagógico al equipo de la Normal Móvil.

Trabajamos y hacemos presupuestos sin contar con la mentalidad de Europa.

 COMARAPA: 

Complemento con algunos datos

Alumnos actuales del colegio, entre los dos ciclos: 700

El Hno. Florencio actuó como Supervisor Zonal desde junio de 1971 a finales de 1974, “ad honorem”

Escuela elemental de agropecuaria:

 Complementando lo indicado anteriormente, añadiremos que tiene también unos viveros muy seleccionados, con miles de plantines que se cultivan anualmente de plantas de jardinería, así como de árboles maderables, en especial de los autóctonos, frutales y también ornamentales, para servicio de los campesinos de la zona particularmente.

Instituto de computación:

Su labor y aprendizaje se ha extendido también a otras poblaciones de la Provincia Manuel María Caballero, como son : San Isidro, Saipina, Mataral y de la Provincia Florida: Mairana.

Capilla del colegio:

Una de las últimas mejoras realizadas en el colegio, he sido la transformación del local de un aula en capilla para servicio del profesorado y alumnos.

Creemos ha sido una muy buena iniciativa, ya que anteriormente estaba sólo en la residencia de los Hermanos y con pocas oportunidades para decentes y alumnos, lo que se ha realizado, además, logrado con gusto y estética, aunque en forma sencilla. Resulta así muy acogedora.

También quisiera hacer alusión aquí, a dos cosas que tiene también este colegio: me refiero a la enseñanza teórica y práctica de la fabricación de cerámica fina, en unos sencillos, pero prácticos, talleres en donde participan alumnos y alumnas realizando obras artísticas. Disponen, también, de un horno eléctrico.

La segunda cosa a la que me refiero es la fabricación de papel reciclado.

PROYECTO BOLIVIA

El PROYECTO Bolivia nació ante la inquietud de algunos antiguos alumnos y  profesores de los colegios maristas de Bética por compartir su tiempo de vacaciones con las gentes de Bolivia. Uno de los primeros animadores de este proyecto fue el hermano Rafael Arteaga.

En un primer momento, como es de suponer, no se tenían muy claras las ideas respecto a lo que se quería lograr. Se puede decir que el Proyecto Bolivia ha ido creciendo como una persona, con alegría, aciertos, ilusiones, crisis, equivocaciones. Decía el poeta: “Se hace camino al andar”. Esta frase de machado, podría definir el caminar de estos 9 años. En un principio se trabajó en las comunidades de la zona baja de la provincia Manuel María Caballero de Santa Cruz. El trabajo fue más sedentario que en la actualidad. Se centraron en la vida de pueblos ya hechos, pueblos concentrados, con las casas cercanas las unas de las otras, escuelas y templos bien construidos y con cierta organización. Su tarea consistió sobre todo en la catequesis, el apoyo escolar y algunas charlas de formación.

Punto y aparte merece la compenetración del grupo en los dos  primeros años. Antes de venir a Bolivia, a penas se conocían los integrantes. Se dio el caso, que una persona de los integrantes del Proyecto, llegó al aeropuerto dos horas antes de que saliese el avión, y no conocía para nada al resto del grupo. La experiencia fue enseñando que las cosas no podían hacerse así.

A partir del año 91, hubo un cambio de lugar. Se comenzó a trabajar en las zonas altas de la provincia, que estaban más abandonadas. Antes de venir a Bolivia a hacer la experiencia del campo misión se trabajaba con intensidad preparando todos los detalles, tanto a nivel de cosas útiles, como a nivel personal y grupal. El grupo iba creciendo y cada vez se pensaba más de una forma más común.

A medida que fueron pasando los años, algunas personas se plantearon quedarse más tiempo en Bolivia. Fueron María de los Ángeles Yuste, Manu Gómez y María del Mar Vélez. Conviene aclarar que si para ellos fue interesante la experiencia, más lo fue para la comunidad de hermanos. Supuso un esfuerzo por parte de todos para estar atentos y no cerrarnos sobre nosotros mismos. Fue un verdadero enriquecimiento. Creo que desde que se comenzó a dar esta experiencia, al comunidad ya no ha sido la misma. En las reuniones comunitarias los seglares aportaban como un hermano más, y tuvimos la oportunidad de compartir nuestra espiritualidad. Se dio el caso, que algunas personas al principio no distinguían entre el hermano y el seglar.

Resumiendo estos 9 años del Proyecto Bolivia, podríamos decir, que se ha hecho un trabajo callado, al mejor estilo marista. Se ha optado por acercarse y compartir con la gente, en vez de utilizar grandes medios. Se han caminado muchos kilómetros en medio del frío, la niebla, el sol; con sed, con cansancio, con una sola idea, ir al encuentro del “otro”, del hermano y de la hermana campesina que viven tan olvidados.

El camino sigue delante de nosotros lleno de encrucijadas, sorpresas en invitaciones a que vayamos descubriéndolo. Dios continúa trabajando en nuestros corazones. Santa María del Camino es nuestra compañera. Casi podemos decir como Marcelino, que con el sudor derramado en estos años por los caminos de nuestras comunidades, tendríamos la suficiente cantidad como para darnos un baño.

BREVE HISTORIA DEL GRUPO PROYECTO BOLIVIA.

AÑO 1989

En el año 1989, las seis personas que se citan a continuación estuvieron trabajando durante los meses de julio y agosto en el poblado de San Juan del Potrero, de la provincia Manuel María Caballero, en el departamento de Santa Cruz. Fueron los pioneros: Hno. Carlos Aguirre, Francisco Colón, Josefina Garrido, Hno. Ramón Rodríguez, Mª Ángeles Rojas e Ignacio Vera. Formaron el primer grupo de personas que trabajaron en Bolivia junto con los hermanos de aquella región.

En las primeras cartas que se recibieron del Hno. Fernando Mayor, nos invitaba a acercarnos a aquellas tierras sin grandes pretensiones, conocer a sus gentes, ver sus necesidades, ofrecerse a ellos y lo más importante, escuchar al pueblo, es decir, escuchar a los verdaderos protagonistas del trabajo que , más adelante y con mayor conocimiento de causa, se realizaría.

Nos lanzamos a dar catequesis a niños, preparación de cursillos prematrimoniales, formación de los profesores, formación de mujeres en los clubes de madres, impartir clases de refuerzo a todos aquellos chicos que lo deseaban.

Construimos letrinas en aquellas casas que se brindaron como voluntarias, celebramos primeras comuniones, varios casamientos y un bautizo. En días alternos teníamos celebración de la Palabra.

AÑO 1990

El segundo año que estuvimos en San Juan del Potrero el grupo estaba integrado por: Hno. Fernando Bullejos, Hno. Antonio Marín, Almudena Moreno, Mª Ángeles Rojas y Jesús Sepúlveda.  Otra parte del grupo estuvo en Pulquina, y estaba formado por: Javier Quintanal, H. Ramón Rodríguez, Josefina Garrido, Covadonga y H. Mitsuaki Hatanaka.

Este año hubo una serie de peticiones por parte de la gente, que fueron las siguientes: Formación de profesores, de manera especial a un grupo de líderes que se encargarían de continuar la labor cuando volviéramos a España. Otro grupo encargado de la formación catequética de niños y adultos. Se formaron varios grupos de teatro integrados por jóvenes del pueblo cuyo objetivo era unirlos, para crear conciencia de comunidad. Formación de un encargado de la posta sanitaria y equipamiento de medicamentos básicos y curas. Responsabilizamos al grupo de formación de catequesis de preparar la liturgia de la Palabra. Les enseñamos las dinámicas de juegos que pudimos.

Compartimos todo lo que éramos y nuestra “casa prestada” era su casa, sus problemas, diversiones, y todo cuanto el pueblo demandaba de nosotros a nivel humano.

En el último trimestre de este mismo año, durante dos meses, estuvo una pareja de novios de Jaén: José Carlos Hortelano y Charo Morales. Continuaron la labor del grupo que estuvo en Julio y Agosto.

AÑO 1991

Este año comenzamos a trabajar en otra zona donde los hermanos de allí entendieron que había mucha más necesidad. Son las comunidades campesinas situadas en la zona de la Siberia boliviana. Geográficamente se encuentra en la cordillera subandina, entre los valles y la zona altiplánica. La zona que mejor conocemos es la sub-central de Siberia, que depende de la central de Comarapa, capital de la provincia Manuel María Caballero, uno de las quince del departamento de Santa Cruz.

El radio de acción del grupo comprende las siguientes comunidades campesinas: Manzanal, Siberia, Punilla y Capillas. El año 1996 comenzamos a trabajar también en Quebrada San Antonio y Huertas. Estas comunidades están cercanas a la frontera con el departamento de Cochabamba. Similares en sus condiciones socio-económicas, están casi exclusivamente dedicadas a la agricultura (cultivo de subsistencia e intercambio), y a una ganadería familiar.

A partir de aquí se detallan los grupos y proyectos realizados y a  realizar entre los años 1991 y 1996.

Participantes año 1991

Miguel Angel Macho y Loreto (matrimonio recién casado), Hno. Antonio Peralta, Hno.Diego Quesada, Jesús Sepúlveda y Mª Angeles Yuste.

Proyectos 90-91:
  • Colaboración en la construcción de la casa común de Pulquina.
  • Apoyo a la instalación eléctrica de San Juan del Potrero.
  • Material escolar y sanitario para las comunidades y colegios.

AÑO 1992

Participantes:

Mª Ángeles Vílchez y Paco Camposo (matrimonio), Hno. Serafín Mayor, Hno. Antonio Peralta, Francisco Colón, Leopoldo Muñoz, Mª José Hidalgo, José Carlos Hortelano, Mª Ángeles Yuste y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos
  • Arreglo del templo de Manzanal.
  • Construcción de un aula escolar en Manzanal.
  • Construcción de un depósito de agua en Manzanal e instalación de dos grifos comunitarios.
  • Realización del camino a Capillas.
  • Construcción de una letrina y una ducha en Manzanal.
  • Apoyo a la agricultura local mediante semillas y abono 1ª fase.
  • Instalación de un grifo comunitario en Siberia.

AÑO 1993

Participantes:

Mª Ángeles Vílchez y Paco Camposo (matrimonio), Hno. Antonio Peralta, Hno. Míchel Velasco, Mª José Gómez, Mª del Mar Vélez, Mª  José Hidalgo, Miguel Marcos, Arturo Morales, Mª Ángeles Yuste y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos:
  • Construcción de la escuela y casa comunitaria de Capillas.
  • Apoyo al centro de capacitación campesina de Redeo.
  • Construcción de dos aulas en Siberia.
  • Colaboración en la instalación de agua en Churo.

Al finalizar esta experiencia, una voluntaria, Mª Ángeles Yuste, se quedaría en Bolivia durante año y medio, hasta finales de 1994. Vive en la comunidad marista de Comarapa, y es la pionera en este tipo de experiencias. A comienzos del curso siguiente, se encargaría de poner en marcha un internado para chicos de las comunidades campesinas de la Siberia. Los comienzos fueron difíciles, pero hoy se constata que es una interesantísima tarea.

AÑO 1994

Participantes:

Hno. Paco Eulogio Cerezo. Hno. Antonio Peralta, Eugenio Aguirre, Alicia Fernández, Arturo Morales, Manu Gómez, Jorge Jiménez, Mª Ángeles Yuste y el padre Juan  Bautista Carreño.

Proyectos:
  • Apoyo a la agricultura local mediante semillas y abonos (2ª fase)
  • Colaboración en la construcción del galpón de Siberia
  • Instalación de tubos en las quebradas de Capillas
  • Ayuda al centro de Rodeo mediante alimentación, becas y seis máquinas de coser.
  • Construcción de la escuela y del cuarto del profesor en Punilla
  • Becas del internado de Comarapa (1ª fase)
  • Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal (1ª fase)
  • Construcción de cuartos para los profesores en Capilla.
  • Instalación de placa solar en la posta sanitaria de Siberia.

Al finalizar esta experiencia, otro voluntario, Manu Gómez, se quedaría en Comarapa hasta septiembre del siguiente año. Junto a Mª Ángeles acompañarían a los chicos y chicas del internado, y continuarían la labor en las comunidades campesinas, especialmente en la formación de catequistas.

En noviembre, otra voluntaria, Mª del Mar Vélez, se sumaría a los dos anteriores, y estará hasta principio de junio de 1995.

AÑO 1995

Participantes:

Hno. Antonio Peralta, Hno. Juan José Mina, Mª Dolores Domínguez, Fernando Domínguez, Eugenio Aguirre, Beatriz Pascual, Arturo Morales, Inmaculada Arroyo, Mª Carmen González, Alfonso Díaz, Cristina García, Jorge Jiménez, Manu Gómez y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos:
  • Construcción de la casa comunitaria. Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal (2ª fase)
  • Becas del internado de Comarapa (2ª fase)
  • Formación de técnicos agrónomos y apoyo al desarrollo agropecuario de una zona campesina (1ª fase)
  • Mejora del camino de Capilla.

AÑO 1996

Participantes

Pilar Monserrate y Damián García (maatrimonio), H. Paco Eulogio Cerezo, H. Antonio Peralta, H. Juan José Mina, Dory López, Mª del Mar Vélez, Yago Grigoriu, Miriam Lozano, Mª Dolores Domínguez, Manu Gómez, Rocío Monserrate, Beatriz Pascual, Arturo Morales, Teresa Rodríguez, Mª José  Hidalgo, Yago Francés, el padre Juan Bautista Carreño, y José Mª Porcel (diácono).

Proyectos:
  • Construcción casa comunitaria. Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal. (3ª fase).
  • Apoyo a la cooperativa agrícola de Manzanal.
  • Becas del internado de Comarapa.
  • Formación de técnicos agrónomos y apoyo al desarrollo agropecuario de una zona campesina.

AÑO 1997

Participantes

Hno. Juan José Mina, H. Bonifacio González, H. Paco Eulogio Cerezo, Mª Carmen González, Damián García y Pilar Monserrate (matrimonio), Rosario Ponce, Agustina Bueno, Manu Gómez, Rocío Monserrate, y Mª Dolores Domínguez.

Proyectos:
  • Implementación depósito agua potable y lavaderos en Quebrada S. Antonio.
  • Agua potable y lavadero en Punilla.
  • Becas internado Comarapa.
  • Obra fina (3º fase), concentración de viviendas en Manzanal.
  • Apoyo a la Cooperativa Agropecuaria de Manzanal.

Nota final:

Desde el principio se sigue trabajando en estas comunidades en los siguientes campos: Educación (escolar y adultos), Sanidad, Catequesis, Promoción de la mujer y Proyectos de Desarrollo.

Lo anterior es importante, pero lo es más el acompañar a la gente, escucharle, que se sientan apoyados y queridos, estar lo más cercanos posibles a ellos. Esta es nuestra mayor riqueza.

Hno. Pedro Alegre

Centro Educativo Marista de Cochabamba

INICIACIÓN DE ESTE COLEGIO.

Se inicia en el año 1972 (el 31 de Enero) y en la “Zona Norte” de la ciudad, en el Barrio del Temporal, en una de la zonas marginales más apartadas del centro de la ciudad.

Era el primer Superior, del Distrito Marista de Bolivia, el Hermano Agustín Llanillo García.

Desde su inicio, este colegio formó parte de la organización católica educacional “Fe y Alegría”.

En principio era una sencilla escuela de barrio, se le designaba en todo el barrio como la “Escuelita”, si bien el nombre oficial era “Escuela Padre Gonzalo Drees, Fe y Alegría”, nombre que se debió a un Padre Dominico alemán, quien fue el gran mecenas del Colegio Marista de Comarapa, suponiendo también  que lo mismo haría con esta obra a él dedicada, si bien no fue como se esperaba.

ANTECEDENTES DE ESTE COLEGIO.

Como había acontecido con el Sr. Obispo de La Paz, Monseñor Ávila, que en 1917, o quizá antes, había solicitado Hermanos Maristas para aquella ciudad, y que después serían los Hermanos de las Escuelas Cristianas quienes llegarían y no nosotros, parece ser que algo análogo aconteció en Cochabamba antes que se instalaran en esta ciudad los Hermanos Lasallistas.

También en los primeros años de nuestra permanencia en Bolivia se nos ofreció la Dirección del Colegio Maryknoll, fundado por los Padres Americanos del mismo nombre para que lo dirigiéramos los Hermanos Maristas. No se aceptó por varias razones.

Fue la primera, y principal, por estar entonces iniciando nuestra primera obra en Roboré. Lo mismo aconteció con varios otros ofrecimientos en esa época, entre ellos el colegio Parroquial de Quillacollo, población importante a 12 klm de Cochabamba, y el que esperaba construir en breve el Sr. Vicario Apostólico del Beni, en la sede del Vicariato, la ciudad de Trinidad. Era Mons. Carlos Anasagasti, Franciscano español y antiguo alumno de nuestro colegio de Durango (Vizcaya) y por eso acudió primero a los Hermanos Maristas para que lo dirigieran.

Al no poder atender su petición, se le aconsejó lo hiciera a los Hermanos Lasallistas quienes aceptaron la petición.

Otra segunda razón, si bien de menos importancia, para no aceptar el colegio Maryknoll, razón      que aún se consideraba importante entonces, fue por ser el colegio mixto..

Por último, y en parte por insinuación de los Hermanos de La Salle, que ya tenían su gran colegio en la ciudad, como particular, o de pago, como se decía entonces, y muy bien conceptuado en  todos los aspectos, ante la carencia de otros centros educativos similares, y en especial para varones, siendo Provincial de la Provincia Bética Marista el Hno. Jesús Rodríguez, en una se sus visitas a Bolivia, insistió en crear en Cochabamba un colegio de pago, atendiendo también así el deseo manifestado por los Hermanos de La Salle.

ADQUISICIÓN DEL PRIMER TERRENO.

Efectivamente, se adquirió el primer terreno en el barrio ya antes citado del Temporal de unos 4.000 metros cuadrados y con una pequeña edificación perteneciente a la familia Mostajo y que en realidad era una finca descuidada y que les servía principalmente para pasar algunos fines de semana.

Los Padres de Maryknoll la habían alquilado para funcionamiento de la cooperativa FOTRAMA de tejidos y confección de prendas de vestir, sobre todo para la  exportación a Estados Unidos de Norteamérica, fabricadas las prendas con lana de auquénidos.

Al haber ya concluido su propio edificio la mencionada cooperativa, que se creó como ayuda social al barrio, quedaba libre el contrato con D. Luis Mostajo, y tras información y asesoramiento tanto por parte delos ya citados religiosos, que también regentaban la Parroquia de Santa Ana, en Cala Cala, a donde pertenecía el barrio obrero del Temporal, se hicieron los trámites correspondientes y con la intervención de Mgr. Armando Gutiérrez Granier, Arzobispo de la Diócesis y del Dr. Raimundo Grigoriú, abogado del Obispado, se adquirieron esos terrenos.

ALGUNOS DATOS MÁS DE INTERES

En octubre de 1966, llegaron de España los Hermanos Fernando Moreno y Vidal Bretos, enviados por el Hno. Provincial con la misión de poner en marcha un colegio particular, o de pago, en el  Barrio del Temporal, en los terrenos y locales que ya se habían adquirido en ese año.

Al llegar los dos Hermanos y conocer el barrio, habitado por gente humilde y de escasos recursos económicos, y dada también la distancia y comunicaciones del centro de la ciudad, no creyeron conveniente, ni oportuno, crear un colegio en esas condiciones, y de esas características, en ese lugar. Así se lo hicieron conocer al Hermano Provincial.

Después de amplia correspondencia con el mencionado Superior y su Consejo, se optó en la Provincia Bética por otro lugar más apropiado, pues se mantuvo la primera decisión de que fuera colegio de pago.

El hecho de fundar en Cochabamba un colegio con tales características, la segunda población en importancia de Bolivia en esa fecha, era especialmente con doble finalidad: Por una parte, dar a los Hermanos de Roboré y San José de Chiquitos, únicos colegios Maristas existentes entonces en Bolivia, y sitos en el Oriente Boliviano con clima tropical y cálido, la oportunidad de poder variar de clima, al menos en alguna parte del año, como en las vacaciones de verano, sobre todo si la salud lo exigía ya que está Cochabamba situada a más 2.500 metros de altitud sobre el nivel del mar y con clima fresco, en especial las noches, la mayor parte del año.

La segunda finalidad era para poder mejorar la economía de los Hermanos ya que en esos años era muy deficiente. Hubo alguna otra finalidad, o motivo, pero de menor importancia.

Permanecieron los Hermanos en Cochabamba durante tres meses, hospedándose en la Casa Parroquial, o Residencia, de los Padres Claretinaos

Durante ese tiempo visitaron distintos locales pero sin llegar a ningún acuerdo concreto con sus dueños.

Más tarde se adquirió también otro terreno de 10.000 metros cuadrados, muy bien situado a la salida de la ciudad hacia La Paz, frente al Hipódromo, en el Barrio de la Chimba y colindante con la antigua carretera a Quillacollo. Estos terrenos se compraron en 1967 y posteriormente se vendieron por razones que luego indicaremos.

En estas circunstancias tuvieron los dos Hermanos contacto con Monseñor Luis Rodríguez Pardo, a la sazón Obispo de Santa Cruz de la Sierra, pero cochabambino de nacimiento, quien estaba pasando unos días con su familia y les hizo llamar.

Días más tarde llegó nuevamente de España el Hno. Jesús Rodríguez, Provincial de Bética Marista, quien aceptó la oferta para fundar un colegio en Santa Cruz de la Sierra. De momento, y tras lo indicado, queda postergada la fundación del Colegio de Cochabamba, manteniéndose la propiedad del terreno del Temporal.

CAMBIO DE DECISIÓN Y CREACIÓN DEL COLEGIO EN EL TEMPORAL

Más tarde, y tras un estudio amplio y sereno de las necesidades prioritarias en cuento a la educación, sobre todo en zonas rurales y marginales de las grandes urbes, y siguiente también las directrices y prioridades emanadas del Concilio Vaticano II, así como de la Asamblea de Medellín para América Latina, acerca de los más necesitados, se creyó conveniente, por parte de los Hermanos del Distrito de Bolivia, desechar el proyecto anterior y optar por otro más de acuerdo con lo indicado anteriormente.

Y aún más, en el Capítulo Distrital de 1972 se tomó como decisión especial de los Hermanos del Distrito la “Opción por los pobres”.

Por eso, y con el consentimiento del Consejo Provincial de Bética, se vendieron los terrenos ya adquiridos en el Barrio de la Chimba y se instaló el colegio en los terrenos del Temporal, en donde está actualmente.

Por ser terrenos muy abruptos, sitos al pie de la Cordillera Andina, hubo que hacer bastantes trabajos de acondicionamiento, así como construcciones, lo que se logró en el correr de los años.

PUESTA EN MARCHA DE LA “ESCUELITA”

 Los dos primeros años de funcionamiento, 1972 y 1973, como consecuencia de penuria de Hermanos en el Distrito, dirigieron la escuela las Madres de la Congregación Eucarística de la Santísima Trinidad, oriundas de Méjico en donde fueron fundadas, y denominadas a veces las “cardenalicias” debido al hábito rojo intenso que usaban, siendo la Directora la Madre María del Carmen Domínguez.

En cuanto al asesoramiento, orientación y sostenimiento económico corrió, en gran medida, a cargo de los Hermanos Maristas.

En el primer año hubo 226 alumnos de ambos sexos del Ciclo Básico repartidos en 5 cursos, si bien el primero estuvo duplicado, con 6 profesoras encargadas de curso y 2 de Religión y Moral, pero sin ítem, o sueldo del Estado, estas dos últimas..

No hubo Secretaria oficial, sino que lo hizo la Directora. Tampoco hubo profesores de Ramas Técnicas.

En el segundo año de funcionamiento de la Escuela, fueron 235 alumnos repartidos en los mismos cursos y aulas que el año anterior. Lo mismo sucedió en cuento al personal docente, si bien se incrementó con dos profesores de Ramas Técnicas, uno de Educación Física (varón) y otra señorita de Educación Musical, pero ambos sin sueldo del Estado. Sí se consiguió sueldo oficial para la Directora. Tampoco hubo Secretaria oficial.

Es de advertir que, por ser colegio semiestatal, al pertenecer a la Organización Fe y Alegría, “el Estado se compromete a pagar los sueldos mensuales a los profesores, así como a los administrativos y personal complementario.

LOS HERMANOS TOMAN LA DIRECCIÓN DEFINITIVAMENTE DE  LA ESCUELA

A partir del año escolar 1974 nos hacemos cargo los Hermanos, siendo su primer Director oficial el Hermano Victoriano Ruiz Yoldi y secretario “ad honorem” el Hermano Agustín Llanillo García, con los mismos profesores que  el año anterior.

Es a partir de ese año que se irá ampliando poco a poco este humilde centro educacional con nuevas construcciones, aunque muy sencillas, en un pabellón al norte de la finca y siguiendo lo ya construido anteriormente por FOTRAMA, que era un sencillo almacén de 5 por 5 metros. También aparte había otro pabellón modesto en donde funcionaron los telares de la cooperativa y algunas reducidas habitaciones que quedó como residencia de los Hermanos. En el sótano residía la familia del cuidante de la finca, en dos habitaciones pequeñas.

Con eso se va consiguiendo algo más de comodidad, lo que repercute también en el progresivo aumento de alumnos.

A partir de 1978 se inicia un nuevo grado de enseñanza, creando el Ciclo Intermedio (tres últimos cursos de Enseñanza General Básica), siendo su primer Director el Hermano Angel Redondo Mariscal, aunque, en la práctica, en ese año funcionó ese ciclo siendo Director el mismo que en Primaria. En años posteriores, y por criterio de la Dirección Departamental de Fe y Alegría, como de la Jefatura Departamental de Educación Estatal, ambos ciclos funcionaron en dos turnos distintos: Básico por la mañana e Intermedio por la tarde, en los mismos locales, pero con distintos directores.

Nuevamente, como en los inicios de la Escuela, hubo serios problemas para la obtención de Items, o sueldos, por parte de la Dirección Departamental de Fe y Alegría y de la Jefatura Distrital de ensañanza fiscal, o estatal.

Por fín, y tras de mucho batallar, se consolidó este ciclo en el año 1980, con los sueldos completos y en todas las asignaturas de los tres cursos paralelos, es decir, en 6 aulas.

Igualmente se consiguieron los ítems del Personal Administrativo.

También, y a petición de los Padres de Familia del colegio, y con la aprobación de los Superiores Maristas y de la Jefatura Escolar, se cambia el nombre por el de Colegio Marista Fe y Alegría, a este ciclo, lo que más tarde se extenderá a todo el Colegio incluídos los tres ciclos y aún la enseñanza técnica, o de talleres.

Fue también en estos años cuando se añadieron, a lo ya edificado, dos nuevos pabellones con tres aulas cada uno, de una sola planta y otro simétrico y con las mismas dimensiones que los anteriores para salón de actos, o de uso múltiple, habilitado también para la celebración de la Eucaristía dominical para los feligreses del barrio, ya que la Iglesia Parroquial está bastante apartada y en una zona de características sociales muy distintas.

Con la creación del Ciclo Intermedio y, mediante una primera ayuda económica, aunque modesta, que se recibe de una organización católica alemana, se consiguen algunas herramientas, mesas de trabajo y sencillas máquinas para orientación vocacional de los alumnos varones de este ciclo, así como algunas máquinas de coser, bordar, tejer y cocinas para alumnas, y con ello se inicia la orientación vocacional como lo exigían los programas de este Ciclo.

Así se llega ya en el año 1980 a tener 400 alumnos, aproximadamente, en el Ciclo Básico y unos 250 en el Ciclo Intermedio.

Por ser los terrenos muy accidentados, y en pendiente bastante pronunciada, en el año 1979 se logró, con la colaboración de la Alcaldía Municipal, mediante un gran caterpillar que concedió gratuitamente el Sr. Alcalde durante un día completo, y la gran colaboración de los Padres de Familia de los alumnos, durante varias ocasiones, aplanar los terrenos en gran parte y cimentarlos para conseguir 5 canchas múltiples para deportes y juegos. Posteriormente, y mediante la colaboración financiera de un sacerdote y algunas familias norteamericanas, se consigue también la iluminación eléctrica de esas canchas de juego.

NUEVAS AMPLIACIONES.

En años sucesivos y hasta el final de 1994, se siguen haciendo otras construcciones, entre ellas elevar a dos pisos los dos últimos pabellones construídos en 1979, construcción de otros dos pabellones similares, y orientados, como los anteriores, y el salón múltiple, de este a oeste.

Una parte de este terreno, en donde funcionaba una pequeña Casa Comunitaria dependiente de la Parroquia, fue cedido por el Sr. Arzobispo, de acuerdo con el Párroco a condición que en la nueva construcción, al servicio del colegio, se respetase una sala para las actividades semanales de la antigua Casa Comunitaria.

Y como una de las obras de más envergadura, y de mayor importancia, no sólo por su extensión sino por  su finalidad, la construcción y complementación con amplio material adecuado, en la zona sur limitando la finca en esa dirección, los talleres del Centro Educativo de Producción, y al mismo tiempo de promoción, de carpintería, mecánica y últimamente de electricidad.

También se han creado, o ampliado, otros talleres para aprendizaje de las alumnas: talleres de costura, bordado, tejer, y, como complemento, se imparte, teórica y prácticamente enseñanza de repostería.

Por último, y para alumnos de ambos sexos, y de los tres ciclos, enseñanza de dactilografía, computación y serigrafía. Se pasan también esas clases para alumnos adultos en horas de la noche.

Mención muy especial merece el funcionamiento en el Colegio, como obra social puesta a disposición de todo el Barrio del Temporal, del Dispensario Médico y Odontológico, atendido por un médico media jornada y por dos odontólogos de jornada completa, de lunes a viernes y con honorarios muy módicos para los pacientes.

Debemos hacer constar, en honor a la verdad, que esas obras se han hecho, o montado, no sólo con la colaboración económica de la Congregación Marista, sino también con el aporte de otras instituciones católicas, no gubernamentales, de Alemania, Holanda y “Manos Unidas” e “Intermón” de España.

UN PASO MAS EN EL COLEGIO MARISTA DE COCHABAMBA

 Como ya anotamos antes,, al crearse el Ciclo Intermedio, aunque la Jefatura Escolar del Distrito de Cochabamba puso bastante oposición en principio, sin embargo permitió la nominación de “Colegio Marista Fe y Alegría”, dejando de lado la anterior de “Escuela Gonzalo Drees del Temporal”.

En el año 1985, siendo Director del Ciclo Intermedio el Hno. Francisco Ruiz Irigoyen, y del Ciclo Básico el Hno. Eutiquiano Arce Arce,  y tras de laboriosas gestiones y de repetidas solicitudes por parte de los Padres de Familia del colegio, se autoriza por los Superiores Maristas y la Jefatura Escolar, la creación en el colegio del ciclo superior que aún no funcionaba: el Ciclo Medio o Bachillerato. Hasta la fecha actual, finales de 1995 son 8 las promociones mixtas de bachilleres egresados del colegio. Los 4 cursos de Media están duplicados y por eso son promociones bastante numerosas.

El alumnado actual es de 1600 alumnos, entre los tres ciclos, sin incluir a los que participan en la  enseñanza técnica en los diversos talleres.

A partir de 1992 tanto la Dirección de Media como la de Primaria pasaron a regentarlas profesores seglares. De la primera se hizo cargo el Prof. Julio Alberto Libera Tapia, exalumno del Colegio Marista de Santa Cruz de la Sierra, y del Ciclo Básico la Prof. Nelly Espada de Sitic. Como Coordinador, o Director de Talleres el Prof. Jorge Grigoriu Rocha.

A este respecto, y como dato interesante, cabe decir que hay un Director General o Coordinador y al mismo tiempo Director Departamental de Fe y Alegría, que es el Hno. José Antonio López Rojo.

Como Director de Intermedio figura el Hno. Fernando Mayor García.

En cuanto al profesorado, incluyendo al personal Administrativo y auxiliar, superan las 80 personas, de ambos sexos, y en su mayoría son personas seglares.

A lo anterior hay que añadir, también como parte integrante e importante de la marcha del colegio, el Equipo Coordinador formado por algunos Hermanos y Profesores de las distintas ramas de los tres ciclos y del Centro Educativo de Producción.

También es de justicia mencionar, por su aportación en general muy valiosa, sobre todo en trabajo manual y formación, a la Directiva de Padres de Familia, y que en ocasiones ha sido muy activa y efectiva en bien del Colegio.

OTRAS ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Entre ellas citaré dos especialmente relacionadas con dos aspectos que también se les da notoria importancia en la enseñanza, o aprendizaje, en el colegio y, sobre todo, en la formación integral de los alumnos, de un modo especial artística y moralmente.

Me refiero a la enseñanza artística en sus diversas formas y facetas: Música, Canto, Dibujo, Pintura, Decorado, manejo de Instrumentos Musicales, formación de Coros en uno u otro ciclo, Declamación, Dramatización, etc.

Y en cuanto a la formación moral y cristiana, he de citar como complemento de lo que se hace en las clases de religión en el año escolar, así como en la preparación de los niños para la Primera Comunión y de los jóvenes para la recepción del Sacramento de la Confirmación, no sólo de los alumnos del colegio, sino también de niños y jóvenes del barrio, las catequesis o reuniones dominicales con los Grupos de Amistad, que son varios grupos del Ciclo Intermedio, y los campamentos de verano junto con los alumnos del mismo ciclo de los demás colegios Maristas.

También quisiera destacar la labor que se realiza con alumnos del Ciclo Medio, fuera de las aulas, sobre todo los sábados y domingos después de la Eucaristía, con cursillos, convivencias en días de campo con alumnos que forman los grupos mixtos de Marcha, o Remar, como los denominan en otras naciones americanas. Sólo en Bolivia, Chile y Perú se les llama Marcha.

Complementando las actividades de Marcha, realizadas en los colegios durante el año escolar, se tienen los campamentos en época de vacaciones, sobre todo en las estivales, así como otros campamentos vocacionales y también otros para Catequistas. Esas actividades se realizan en los 5 colegios Maristas actuales en Bolivia..

Estas actividades, que llamaríamos complementarias de la formación cristiana y social, son dirigidas no sólo por los Hermanos responsables de cada colegio, sino también con la colaboración voluntaria de profesores de ambos sexos y de Antiguos Alumnos.

Igualmente, sobre todo los alumnos de los últimos cursos de Medio, especialmente los de la Promoción, hacen algunos trabajos sociales de promoción entre campesinos, o de otra índole, por espacio de 10 a 15 días anualmente. También en años anteriores preparaban diariamente el pan para desayuno de los alumnos de Básico, en la panadería del colegio, como una obra social más.

FORMACION DEL PROFESORADO Y DE LOS PADRES DE FAMILIA

Por último, hay que destacar la obra de la formación del Profesorado de éste y los demás colegios, así como de las asociaciones de los Padres de Familia. En efecto, cada año se organizan en cada colegio cursos de capacitación profesional. Estos cursos frecuentes, así como los que son dirigidos, o impartidos, a los Padres de Familia son dados en cada colegio por un equipo técnico compuesto por Hermanos y Profesores seglares, especialmente en las vacaciones de verano y aún de invierno, o en finales de semana. Algunos suelen durar alrededor de una semana y otros de dos o tres días y los extienden también al profesorado de otras instituciones educativas, mayormente de Fe y Alegría, y Padres de Familia de esos centros, a nivel no sólo departamental, sino también de otros departamentos de la nación.

BODAS DE PLATA DEL COLEGIO MARISTA “FE Y ALEGRÍA”

 Se han celebrado en el mes de junio de 1997, semana del 2 al 8, con gran solemnidad, dentro de la sencillez característica marista, los 25 años de funcionamiento de lo que fue la Escuela Gonzalo Drees “Fe y Alegría” y posteriormente Colegio Marista “Fe y Alegría” en el barrio del Temporal de Cala Cala de Cochabamba.

También han coincidido en ese fecha el aniversario del fallecimiento del Bto. Marcelino Champagnat y la fiesta del maestro boliviano, ambos acontecimientos el 6 de junio.

No han faltado, como es de costumbre en tales circunstancias, actos diversos para festejarlo y muy bien preparados  por profesores y alumnos, y mejor aún ejecutados: charlas para alumnos y padres de familia, alusivas a estos diversos acontecimientos, exposiciones, concursos diversos, teatro, deportes, acto académico, festival de danzas, Eucaristía concelebrada por el Sr. Arzobispo de la diócesis, Mons. René Fernández y 5 sacerdotes y un diácono, y bendición de una imagen de María y una gruta en la parte central del colegio, recuerdo y ofrenda de la Promoción 1996.

Igualmente, la primera promoción del colegio (1988) a nombre suyo y de las demás promociones, 10 en total, incluida la de este año, ofreció al profesor Jaime Rocabado, coordinador del colegio, una placa recordatorio y como acto de gratitud, en el acto académico.

También hubo un agasajo de confraternización, ofrecido por la Comunidad de los Hermanos y Directiva de los Padres de Familia para profesores y personal auxiliar de los colegios: santa Mónica, Nuestra Señora del Pilar y Marista “Fe y Alegría”. Fue un acto, el primero en conjunto de los docentes de los tres lcolegios, muy ameno, simpático e interesante para todos. Se aprovechó también para obsequiar a todos, de parte de los Hermanos, con la Biblia Latinoamericana.

DIRECTORES:

Madre  María del Carmen Domínguez. Básico

  1. Victoriano Ruiz Yoldi. Básico
  2.  Agustín Llanillo García. Básico
  3. Angel Redondo Mariscal. Básico
  4. Pedro Alegre Puente. Intermedio
  5. Eutiquiano Arce Arce. Básico
  6. Fernando Mayor García. Básico, Intaermedio
  7. Francisco Ruiz Irigoyen. Intermedio, Medio
  8. José Antonio López Rojo. Medio
  9. Saturnino Alonso Ortega. Intermedio
  10. Sra. Nelly Espada de Sitic. Básico
  11. Sr.  Alberto Libera Tapia. Medio
  12. Sr. Jaime Rocabado. Coordinador General
  13. Sra.  Juana Tames. Directora del ciclo Medio

ESCUELA SANTA MÓNICA Y COLEGIO NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

 Constituyen la ampliación actual de la obra Marista en Cochabamba.

Durante este año (1997) han pasado a formar parte de la Familia Marista dos nuevos establecimientos educacionales: Escuela Santa Mónica y colegio Nuestra Señora del Pilar, sitos ambos en el Norte de la ciudad de Cochabamba, en el barrio Ticti Norte la primera y barrio Señor de Mayo el segundo.

Ambos centros pertenecen a la Parroquia de Santa Mónica, de esa zona, regentada por los Padres Raúl Romero y Alfredo Magallón, pertenecientes ambos a la diócesis de Tarazona (Zaragoza) España.

Estas construcciones, así como la iglesia parroquial, la del barrio Señor de Mayo, y jardín de infancia contiguo al colegio el Pilar, han sido costeados con aportes de la mencionada diócesis y de otras instituciones españolas. También ha contribuido en algo la Provincia Bética Marista.

Tanto el Sr. Obispo de Tarazona, quien acudió a la inauguración de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, como los dos Padres de la parroquia y los padres de familia, de ambos colegios, han estado muy de acuerdo en que los dos centros pedagógicos sena orientados por los Hermanos Maristas y profesores seglares del colegio Marista “Fe y Alegría”. Además, se están haciendo los gestiones pertinentes para que formen parte también de la organización Católica “Fe y Alegría”.

Es por eso que se han integrado ya en la Familia Marista, y los profesores que trabajan en ellos, así como los que los regentan como directores generales, o de sección, han estado muy de acuerdo también con esa dicisión.

Por eso, podemos decir que ya son tres centros educativos a quienes se imparte la enseñanza con los métodos y filosofía cristiana marista en Cochabamba.

El alumnado actual, entre los 3 establecimientos, sobrepasa los 3.000 alumnos en los tres ciclos y mixtos todos. El profesorado, personal administrativo y auxiliar es de 155 personas de ambos sexos.

Hno. Pedro Alegre

Centro Educativo Sagrados Corazones de Roboré

ANTECEDENTES.

Parece ser que antes que llegaran los Hermanos Maristas a Bolivia, ya que se habían comprometido hacia el 1917, llegaron los hermanos de las Escuelas Cristianas.

Se habían comprometido los Hermanos Maristas franceses, como también lo eran los de La Salle, pero posteriormente desistieron en venir. No se sabe en concreto cuál fue el motivo. Pudo ser por estar fundando obras en otras naciones americanas en esa época, o bien a consecuencia de la Primera Guerra Europea o Mundial.

Lo cierto es que es el primer contacto, que se sepa, que hubo entre Autoridades Bolivianas y los Superiores Mayores de la Congregación de los Hermanos Maristas.

Quiero indicar aquí, a ese respecto, una nota tomada de “La Salle en Bolivia” del Hermano Lasallista Saturnino Gallego. Dice textualmente dicha nota, tomada a su vez de los archivos generales de su Congregación:

Una primera carta del Sr. Obispo de La Paz, Monseñor Ávila, hace sonreír a la par que revela la claridad de la decisión. Es del 14 de Septiembre de 1917, y va dirigida al Hermano Stratonique, Superior General de los Hermanos Maristas. Se le había enviado, de antemano, 5.000 francos para costear el pasaje hasta La Paz de los Hermanos que debían venir. Eso era antes del estallido de la Primera Guerra Europea. Visto que, por razones de la situación bélica, no pueden venir los Hermanos Maristas, desistimos de una vez y pasen dicha cantidad a los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

TRÁMITES POSTERIORES.

De acuerdo con los anales posteriores, o archivo del Distrito de Bolivia, y también de la Provincia Bética Marista y aún del Archivo General de Roma, en 1956, yendo a Roma Monseñor José Calasanz Rosenhammmer, Vicario Apostólico de Chiquitos, en Bolivia, en visita “Ad Limina”, se entrevistó con el Hno. Superior General de los Hermanos Maristas, solicitando miembros de la Congregación para hacerse cargo de un colegio externado e internado, para varones, que deseaba construir en Roboré, a unos 400 km. de la capital del Departamento de Santa Cruz, de nombre homónimo, y a unos 150 km. de la frontera con el Brasil, por el este, y con el Paraguay por el Sur.

Dicha población era la mayor del Vicariato entonces, y sin ser la capital de la Provincia Chiquitos, era, sin embargo, la más importante. Y, aunque no fuera la residencia del Sr. Obispo, sí era de las más céntricas, asentada sobre la vía férrea que unía a Santa Cruz de la Sierra con Corumbá, ciudad fronteriza en la República del Brasil.

El Hno. Leónidas, Superior General entonces, no desechó la idea pero le indicó al Sr. Obispo que antes consultaría con los Hermanos Provinciales, sobre todo con los de España.

Fue aceptada la invitación por una de las Provincias Maristas de España, lo que hizo la Provincia Bética, por medio de su Provincial, el Hno. Ramón Sebastián (Demetrio Alzaga) en la mencionada reunión de los Superiores Provinciales.

A partir de este momento histórico, hay una amplia y diversa correspondencia entre el Sr. Obispo y el mencionado Superior Marista, así como con el Consejo General de la Congregación. Lo mismo sucederá después con el Hno. Provincial y su Consejo y el Hno. Pedro Lacunza, como principal fundador y Director del primer Colegio Marista en Bolivia.

Pero antes de concretarlo en firme, a ruegos del Consejo General y del Consejo Provincial de Bética, llegaron dos Hermanos del Perú, comisionados por el Consejo General para un conocimiento de facto, hablar personalmente con el Sr. Obispo y con el Párroco de Roboré, Padre Erwin Wergthaler, franciscano del Tirol Austríaco al igual que el Sr. Obispo. Estos hermanos fueron Hilario Marín y Manuel García

El informe que dieron los mencionados Hermanos, tanto al Consejo General, como al de la Provincia Bética, fue favorable y bastante elogioso, si bien no ocultaron ciertos inconvenientes, sobre todo al inicio de la obra para los Hermanos llegados de España, como el clima muy caluroso en casi todo el año y muy húmedo en los 6 meses de la estación de las fuertes lluvias, por ser zona tropical y selvática y estar la población a menos de 200 mts. sobre el nivel del mar, así como falta aún de medios sanitarios en gran parte, tipo de alimentación, enfermedades endémicas como la malaria, la proliferación de insectos y algunos muy nocivos y molestos, etc.

Sin embargo, quedaron muy bien impresionados de la sencillez y amabilidad de sus habitantes, así como del bello y paradisíaco paisaje.

DATOS MÁS CONCRETOS SOBRE ROBORÉ.

Por otra parte, era una población relativamente nueva y de las más jóvenes de la Nación, pues fue fundada el año 1916 como un fortín en la selva por la proximidad con las fronteras internacionales del Brasil y del Paraguay. Por eso tuvo bastante importancia en la Guerra del Chaco librada entre 1932 y 1935 entre Paraguay y Bolivia por cuestiones petroleras.

La población permanente entonces, sin incluir el elemento militar, bastante numeroso, era entre 4.500 a 5.000 habitantes, con dos cuarteles, Comandancia de la Quinta Región Militar, amén del Banco del Estado, diversas oficinas estatales, así como talleres de reparación de material ferroviario.

En cuanto al aspecto educacional, funcionaban dos escuelas estatales de Primaria y otra mantenida por la empresa ferroviaria, y un colegio internado para niñas huérfanas dirigido por religiosas Franciscanas oriundas de Austria. Todos estos centros eran de Enseñanza Básica.

Socialmente estaba la población formada, en su mayor parte, por familias procedentes de otras poblaciones de la extensa región Chiquitana que abarcaba dos Vicariatos, o bien cuatro provincias, con una extensión alrededor de los 200.000 km. cuadrados y apenas 50.000 habitantes. Estas familias procedían de San Javier, Concepción, San Ignacio de Velasco, San Miguel, San Rafael, Santa Ana, Santiago, poblaciones fundadas por los PP. Jesuítas y que constituyeron las famosas Reducciones de Chiquitos, similares, o superiores, a las del Paraguay.

Otras de estas familias procedían de Santa Cruz y aún del interior de la República.

Eran estos habitantes mestizos y blancos en un 50% aproximadamente. Algunas de estas familias llegaron debido a las obras del ferrocarril recientemente construido, con aportación muy grande del Brasil, y otras por ser los hombres Funcionarios del Estado o militares. A eso se añadieron bastantes comerciantes, sobretodo procedentes del noroeste del Departamento de Santa Cruz, en su mayoría nativos de Vallegrande, y de otros departamentos, particularmente de Cochabamba y La Paz.

INICIACIÓN DE LA OBRA MARISTA EN TIERRAS BOLIVIANAS.

El 8 de Diciembre de 1956, a las 6 pm., llegaba a Roboré el primer Hermano Marista,procedente de España, de la futura Comunidad Misionera. Era el Hermano Pedro Mariano (Pedro Lacunza Asnáriz) procedente del Colegio Marista de Badajoz (Extremadura) en donde ejercía el cargo de Director.

El día 9, domingo, al finalizar la Eucaristía de la mañana, hizo su presentación a los feligreses, y al mismo tiempo a los demás vecinos, el P. Erwin, como fundador y primer director del nuevo Colegio.

Fue designado por el Hno. Superior de Bética Marista para ese cargo el 17 de Septiembre de ese año, y a pesar de sus grandes deseos de llegar lo antes posible, no lo pudo hacer hasta estas fechas.

El viaje, dada la premura del tiempo, lo hizo por avión hasta Corumbá y de allí por ferrocarril hasta Roboré.
Según sus memorias, fue un tanto accidentada esta última etapa del viaje.

Durante casi dos meses residió en la casa parroquial con los tres Padres Franciscanos austríacos (del Tirol) que atendían la Parroquia y pueblitos, o ranchos, de la extensa jurisdicción parroquial.

Posteriormente, el día 22 de Marzo de 1957, arribaron, por vía marítima y terrestre, por Brasil, a las 4,30 am. también procedentes de España y de la Provincia Bética Maristas, los Hnos. Agustín (Angel Redondo Mariscal) y Apolinar (Pedro Alegre Puente), con lo que se completó la primera Comunidad Marista en Bolivia.

Es de advertir que el Hno. Provincial había solicitado Hermanos voluntarios para esta primera misión y lo haría también en años sucesivos.

En años posteriores también llegaron otros Hermanos, procedentes de la Provincia Marista de origen de la misión, voluntarios y sin mayor compromiso, sobre todo respecto a su retorno, si lo necesitaban, para quedarse en la antigua provincia.

Aunque el Sr. Obispo se comprometió de palabra a sufragar los gastos de viaje de los Hermanos durante algunos años, si no en su totalidad, sí al menos la mitad, no se ha cumplido esta cláusula, por ser muy onerosa, creemos.

RAZONES PARA CREAR EL COLEGIO EN ROBORÉ.

Parece que fueron varios, y de peso, los motivos que impulsaron a Monseñor José C. Rosenhammer a construir dos Colegios de Enseñanza Media (Bachillerato) en esa población: Uno para varones, complementado después con enseñanza técnica de mecánica, carpintería, motormecánica y electricidad, y otro de Enseñanza Media para alumnas. De este último se harían cargo las Madres de la Sagrada Familia, fundadas por la Madre Emilia Rodat en Burdeos (Francia). Dichas religiosas llegaron también de España, un año después de nosotros, por eso ese colegio lo regentamos el año 1957 los Hermanos Maristas.

El Colegio Marista fue internado y externado y se añadieron posteriormente los talleres. El de la Sagrada Familia fue siempre externado para niñas o jóvenes. Los motivos principales fueron:

  • Ser Roboré la población, como ya indiqué antes, más poblada del Vicariato de Chiquitos (actual diócesis de San Ignacio de Velasco) zona del Oriente Boliviano.
  • Estar situada en la vía férrea que unía Santa Cruz de la Sierra con Corumbá, en Brasil, ser ambas poblaciones importantes y estar en un amplio y constante progreso en todos los aspectos.
  • Constituir uno delos centros más importantes, o principales, de las mayores poblaciones del Vicariato. Por eso se pensó fuera también internado, el colegio de varones, con unas 150 plazas, y externado al mismo tiempo.
  • Dar oportunidades a los jóvenes de ambos sexos, con capacidad para los estudios y deseos de superarse.
  • También, según algunos informes serios, evitar la creación de otros centros similares, no por el Estado, que no lo hacía, sino por algunas sectas protestantes, o evangélicas (nombre genérico que se daban entonces varias sectas en América del Sur, a partir del Congreso que tuvieron en Uruguay en 1929) y que pretendían establecerse a toda costa.

Ya en San Ignacio de Velasco, sede del Sr. Obispo, existía el Colegio-Seminario con alumnos internos (Seminaristas menores) y alumnos externos, no seminaristas, dirigido por los Padres Franciscanos del Vicariato, y que gozaba de muy buena reputación, pero no tenía los estudios, o cursos, completos de Bachillerato.

Tampoco había ningún colegio estatal con ese ciclo completo en toda la Chiquitanía. De hecho fue, junto con el de las alumnas dirigido por las Religiosas de la Sagrada Familia, los dos primeros colegios de Enseñanza Media completa en todo el este y sur del Departamento de Santa Cruz.

DOCUMENTACIÓN.

Fue muy abundante desde el 8-12-56 al 8-11-65.

Como el gran organizador de la Obra Marista en Bolivia en esos años fue el Hno Pedro Lacunza, y se constituyó al mismo tiempo en el fiel cronista, dejó escritos a máquina 43 cuadernos de 30 hojas cada uno. Además de otros apuntes importantes escritos a mano desde el 17 de Mayo al 6 de julio de 1966, fecha de su fallecimiento. Estos escritos, de un inmenso valor, aún se conservan.

En cuanto a los más de 120 documentos, de variada índole, que también dejó en el archivo del Colegio, no sucedió lo mismo ya que posteriormente han desaparecido bastantes.

Según lo consignado en esos cuadernos de Anales, los mencionados documentos en general, podrían clasificarse así:

  • Documentos relativos a la primera fundación en Bolivia, dirigidos o provenientes de los Superiores Mayores de la Congregación (Casa Generalicia).
  • Idem del Hno. Provincial y su Consejo de Bética Marista.
  • Otros procedentes, o enviados, del Sr. Obispo de Chiquitos, Monseñor José Calasanz Rosenhammer.
  • Documentos relativos a solicitudes de nuevas fundaciones.

Fueron en esos años, y aún posteriormente, numerosas esas peticiones y de ahí la gran cantidad de documentos sobre esas peticiones, gestiones y resultados.

De hecho se complació la petición del Sr. Obispo de Chiquitos creando el Colegio en San José de Chiquitos, capital de la Provincia Chiquitos, y de nombre homónimo, que fue la segunda fundación.

Posteriormente se complació a los PP. Dominicos alemanes (Padre Gonzalo Drees) abriendo el colegio de Comarapa. Los demás colegios se crearían posteriormente.

– Documentos varios. Son muy diversos. Unos sobre los actos cívicos representados ante el público en ocasiones solemnes, como las fiestas Patrias o Departamentales, en las gradas del Casino Militar de la 5ª División de Ejército, como “El Acta de la Independencia de Bolivia”, “Muerte de Sucre”, “Fundación de Santa Cruz de la Sierra”, y muchos otros.

Es de advertir que los guiones respectivos fueron realizados por el Hno. Pedro Lacunza.

Otros documentos fueron de índole distinta como la ayuda que se comprometió a dar anualmente D. Germán Vaca-Díez, gran bienhechor y amigo del Colegio, mientras durasen las obras de construcción del Colegio (y que fueron varios años) y sobre la cesión (siendo Alcalde Municipal el mencionado señor) por parte de la Alcaldía de 5 hectáreas de terreno, contiguas a las dos ya adquiridas, para cuantos servicios se precisasen en el Colegio.

Sobre lo que antecede hay que aclarar que dos de esas cuadras posteriormente se han revertido a la Alcaldía para obras de interés municipal, como son el hospital, el estadio y coliseo municipales y últimamente otra para una plaza pública orrnamental.

ORIENTACIÓN DEL COLEGIO.

Desde sus comienzos fue un Centro Educacional en el que prevaleció la formación humanística y religiosa, lo que llamó poderosamente la atención de propios y extraños, máxime en el ambiente en que se desenvolvía en un pueblo aun de escasos recursos materiales y culturales.

Por eso a la formación cultural e instrucción dadas con gran empeño, se unió la enseñanza y prácticas religiosas, como la oración en clase, recepción semanal de sacramentos, prácticas de los Primeros Viernes y Sábados, entronización de los Sagrados Corazones, Patronos del Colegio, renovación mensual de este acto, e importancia suma dada a la asistencia de la Eucaristía Dominical y demás celebraciones litúrgicas.

Como dato curioso, y un tanto al margen de lo que indicamos, cabe destacar las “Cartas desde Bolivia” mensualmente enviadas por el Hno. Pedro Lacunza a la revista familiar “Stella Maris” y que se leían con agrado por muchos hermanos de España.

OTRAS AYUDAS.

Los comienzos fueron muy sencillos, en todos los aspectos, tanto de la Comunidad como del Colegio. En cuanto al Colegio, se inició y siguió durante unos 10 años como colegio semiparticular con módicas pensiones. Por eso, ya desde el inicio, se impartió también la enseñanza de dactilografía en horas extras, fuera del horario escolar, y que nos sirvió de ayuda económica.

También, en honor a la verdad, y muy agradecidos por ello, hemos de dejar constancia de la gran ayuda recibida, en especial de textos y otro material didáctico de los Hermanos Provinciales y Administradores de las Provincias Maristas de Perú, Chile, Argentina y Brasil. Es de justicia hacer esta aclaración.

La Provincia Bética Marista se ha volcado incesantemente en ayuda de la obra Marista en Bolivia, desde los inicios, tanto en personal cuanto en otros recursos, y en especial económicos. Muy agradecidos por todo ello.

SITUACIÓN DEL COLEGIO HASTA 1981.

A partir del año 1968 se imparte la enseñanza técnica de carpintería, mecánica, motormecánica y electricidad.

Posteriormente, en el año 1970 se crea el Ciclo Básico (Primaria) ya que antes sólo funcionaban los Ciclos Intermedio y Medio. Este ciclo es mixto. Lo son también actualmente los otros dos.

Cuenta actualmente con unos 800 alumnos en los diversos Ciclos.

En cuanto al edificio, es el mayor en extensión de los 7 colegios dirigidos por los Hermanos Maristas en Bolivia, no sólo en cuanto a la parte construida, sino la extensión de patios, canchas y huerta que suman más de 4 hectáreas en total.

El arquitecto de la construcción fue el Hno. Walfrido Stael, religioso Franciscano alemán, aunque residente entonces en San Pablo (Brasil).

OTRAS NOTAS DE INTERÉS.

Cabe destacar también desde los inicios de esta obra la gran colaboración entre los padres Franciscanos del Vicariato de Chiquitos y los Hermanos Maristas. Con frecuencia se les colaboraba tanto en el Colegio de Santiago (internado de Primaria y externado) y aún a veces en el Colegio-Seminario de San Ignacio de Velasco, como en la Pastoral tanto en Roboré y otras poblaciones como en los ranchos cercanos o apartados de la selva, haciendo los recorridos como se pudiera, con frecuencia a lomo de caballo y por espacio de varios días y a veces meses, sobre todo en las vacaciones estivales.

Es cierto que los Padres correspondieron siempre admirablemente, y en todo, tanto en cuanto se refiere a los Hermanos como a la obra del colegio.

También se tuvo gran colaboración con las Religiosas de la Sagrada Familia, españolas, y con las Franciscanas de Halen, austríacas, y Franciscanas Angelinas, italianas, que trabajaban en el Vicariato.

Datos obtenidos posteriormente

Siendo Superior del Distrito el H. Agustín Llanillo no se aceptó la dirección del Colegio Seminario de San Ignacio de Velasco, ni crear otro nuevo colegio en San Matías, ofrecidos ambos con gran insistencia por el Sr. Vicario Apostólico de Chiquitos.
Igualmente, y con autorización del mencionado Sr. Obispo de Chiquitos, Mons. José Calasanz Rosemhamer, se clausuró el internado de Roboré por varias razones, siendo la principal porque se creyó que no cumplía con los fines previstos como ayuda a familias más necesitadas del campo, ya que los internos eran hijos de familiar pudientes de otras poblaciones del Vicariato y, sobre todo, procedían de Santa Cruz de la Sierra y aún de la Paz.

En 1995, debido a la Reforma Educativa a nivel nacional y por el Convenio Iglesia-Estado, fue designado, con aprobación del H. Superior del Distrito y su Consejo, el H. Vidal Bretos por el Sr. obispo de San Ignacio de Velasco, Mons. Carlos Steter, como Delegado Jurisdicional de Educación de aquel obispado y al mismo tiempo responsable de la animación pastoral.
Es lo mismo que en El 1997 solicitó el Sr. obispo de El Alto (la Paz) Mons. Jesús Juárez, y que se le fue concedido, respecto al H. Lucidio Redondo, como coordinador de la red de Centros diocesanos de su diócesis.

Posteriores datos de interés:

En 1970 se inicia el ciclo básico. Desde su inicio es mixto. También lo sería a partir de esta fecha los otros dos ciclos.
Durante dos períodos funcionó en la población la Escuela Itinerante de profesionalización del magisterio, dependiente de la Escuela Normal Enrique Finot de Santa Cruz.

Estos períodos fueron de 1970 a 1974 y de 1990 a 1993.

La finalidad fue dar opción a los maestros no titulados para poderse titular. Participaron algunos hermanos y docentes del colegio como alumnos y como profesores y en la dirección. Cosa análoga, con participación de algunos hermanos como profesores y en la dirección, se había realizado anteriormente en la población de Concepción, aprovechando el tiempo de vacaciones estivales.

Al completarse la enseñanza en el colegio con el ciclo básico sel tuvieron que adaptar para aulas, dirección y secretaría de este ciclo, asó como nuevos servicios, el subsuelo del edificio en el que anteriormente fueron cocina, comedores y salas de juego del antiguo internado.

Se ha realizado muy bien esta adaptación así como para el laboratorio de química sito también en esos locales.

Por otra parte, y debido a un derrumbe del pabellón oeste del colegio, se reconstruyó de nuevo y, además de se actualmente la capilla para el alumnado, se celebra en ella la Eucaristía dominical para los feligreses de los barrios contiguos al colegio.

Debemos resaltar también, entre las últimas mejoras, la instalación de los amplios y bien dotados gabinetes de Física y Química, el Instituto de computación, con 30 computadoras. Se ha solicitado a la Universidad Católica lo adopte como ya se hizo con el de Comarapa.

También se ha dotado de una amplia biblioteca y con abundancia de material pedagógico.
Todo esto se ha conseguido con aportaciones de diversas formas y lugares, sobre todo extranjeras, como Manos Unidas y otras

Como última aportación señalaremos la Plaza Marcelino Champagnat, actualmente en construcción junto al colegio y bajo la dirección y supervisión del H. Vidal Bretos y asesorado por algunos axalaumnos interesados en mostrar así su agradecimiento y como homenaje a la Institución Marista.

Se hace en unos 8000 m2 que pertenecieron a los terrenos asignados al colegio por D. Germán Vaca Díez, alcalde municipal y con la colaboración de la actual alcaldía, mediante la participación popular de esa institución cívica.
Creemos que será uno de los lugares más agradables, artísticos y bellos de la joven población, “la perla del oriente boliviano”, una vez concluida.

RESULTADOS.

Han sido hasta el presente muy halagüeños y cabe destacar también el gran número de profesionales, de todas las ramas, exalumnos de este colegio que actualmente trabajan en Bolivia y aún fuera de sus fronteras con notable éxito y dedicación.
BODAS DE PLATA DEL COLEGIO.

Con ocasión de las Bodas de Plata de la llegada de los Hermanos Maristas a Bolivia y de la fundación del Colegio de Roboré, que se celebró en aquella población en 1981, por se el primer colegio que se fundó, el Estado Boliviano concedió el Cóndor de los Andes (máxima condecoración) a título póstumo al Hno. Pedro Lacunza (Hno. Pedro Mariano). También condecoraron al Colegio el Ministerio de Educación y la Alcaldía de Roboré.

Fue en esa circunstancia en que se inauguró un monumento a la memoria del Hno. Pedro Lacunza, junto al Colegio, Calle España, en presencia de su hermano Mariano, llegado de Buenos Aires.

Este monumento, de cuerpo entero y muy bien logrado, fue costeado por la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio y como perenne memorial del Primer Director del Centro, y como prueba de gratitud, del que guardan inmejorable recuerdo por su ciencia, su virtud y su entrega sin medida a la obra educativa y social hacia ellos y también para toda la población.

NUEVO INTERNADO PARA NIÑOS DEL CAMPO.

Más tarde, y como ayuda a los niños de ranchos cercanos a Roboré, se abrió un internado para unos 30 internos que debían seguir enseñanza agrícola y algo de talleres. Funcionó apenas unos 10 años y se hubo de suprimir por ausencia de alumnos.

Hno. Pedro Alegre