Parte de la Provincia de Bética

Hace ya casi dos años, el Vicario Apostólico de Chiquitos, Bolivia, Ms. José Rosenhammer, de la Orden de los Frailes Menores, llegaba a la Casa Madre con la esperanza de obtener Hermanos para su pobre Vicariato, a fin de luchar contra la influencia protestante, cada vez más grande en Bolivia. No embelleció la situación: era un sector pobre: pobre en recursos, pobre en educadores religiosos, pobre en elementos de vida cristiana. Un poblado verdaderamente desheredado desde todo punto de vista. Ir a ese sector, era aceptar las dificultades, las incomodidades, la miseria, quizás. Pero se haría allí la obra de Dios… Sin darle una respuesta definitiva, se le hace entender que su petición sería examinada con benevolencia.

Con ocasión  del último retiro de los Superiores, el Reverendo Hermano Superior General, reuniendo, en presencia del querido Hermano Asistente, a los cuatro Provinciales de España, les hizo parte de esta invitación del Vicario Apostólico. Después de un largo silencio durante el cual cada uno, con toda seguridad, revisaba sus posibilidades, el querido Hermano Provincial de Bética tomó la palabra y dijo simplemente: “Mi Reverendo Hermano, el Provincial y la Provincia de Bética están a su disposición”. De este modo, la Provincia de Bética aceptaba la responsabilidad de una misión en Bolivia.

Cuando el querido Hermano Provincial hizo anuncio a los hermanos, con ocasión de los retiros, de esta aceptación por la Provincia, se produjo en todos una gran alegría; y cuando precisó que esta misión iba a ser una misión difícil, una misión pobre, una misión que iba a demandar dedicación, abnegación, un gran espíritu de sacrificio, aumentó el entusiasmo. Más de treinta Hermanos dieron su nombre como voluntarios.

La elección cae sobre el querido Hermano Pedro Mariano, en ese momento a cargo del colegio de Badajoz, para ser el Director-Fundador. Dos más, los Hermanos Apolinar y Agustín José, le serán adjuntados más tarde.

El 3 de diciembre, fiesta de san Francisco Javier, el Hermano Director de la futura misión volaba de Madrid para Río de Janeiro, desde donde se debía dirigir por tren hasta la pequeña villa de Roboré, sobre la vía férrea que va de Corumbá, Paraguay, a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Es una pequeña villa de 7000 habitantes que es inútil ubicar en los mapas ordinarios.

Los otros dos Hermanos parten para reunírsele, pues el inicio escolar ha sido fijada para el 10 de febrero. Los inicios serán humildes. Se abrirán este año dos clases en un modestísimo local puesto a disposición de los Hermanos: los dos primeros años de la enseñanza secundaria. En este país, la enseñanza primaria comprende seis años y la secundaria otros tantos. De este modo, aumentando de a una clase cada año, los Hermanos esperan tener, desde 1962, la enseñanza secundaria completa. Se han comenzado ya ha hacer los proyectos para la fundación de un internado en vistas a recibir a los niños de las localidades vecinas que no tienen la ventaja de tener en sus poblados la enseñanza secundaria. Pero, de todas formas, este será un internado para los pobres.

El Bulletin se alegra de hacerse interprete de sus lectores para ofrecer sus felicitaciones a la Provincia de Bética y a los Hermanos elegidos para esta fundación. Que las bendiciones divinas desciendan sobre la Provincia y su misión.

Tomado de BULLETIN DE L’INSTITUT, tomo XXII nº 165, enero de 1957

El año 1944, se crea la provincia Betica, en España siendo su primer provincial El Hno. Ramón Sebastian. Para el año 1956, se añade Bolivia como Distrito a esta provincia a la cabeza del Hno. Pedro Lacunza como fundador.

La primera comunidad Marista en Bolivia

El 3 de diciembre de 1956. Salida del primer Hermano para la fundación en Bolivia: el Hno. PEDRO LACUNZA, de la provincia de Bética. “En la fiesta de san Francisco Javier, el Hermano Director de la futura misión volaba de Madrid para Río de Janeiro, desde donde se debía dirigir por tren hasta la pequeña villa de Roboré, sobre la vía férrea que va de Corumbá, Brasil, a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Es una pequeña villa de 7000 habitantes que es inútil ubicar en los mapas ordinarios” (Bulletin 165). El 8 de diciembre de 1956 llega a Roboré para fundar en Bolivia.

El 23 de febrero de 1957 inicia sus actividades el colegio de Roboré, en Bolivia. Solo estaba el fundador, hno. Pedro Lacunza, pues sus compañeros recién pudieron llegar en marzo. El 22 de marzo de 1957 arribaron, por vía marítima y terrestre, por Brasil, a las 4:30 am. procedentes de España y de la Provincia Bética Marista, los Hnos. Agustín (ANGEL REDONDO MARISCAL) y Apolinar (PEDRO ALEGRE PUENTE), con lo que se completó la primera Comunidad Marista en Bolivia.

La reestructuración Marista y nuevos colegios en Bolivia

En 1959, el 2 de febrero, se acomete la reestructuración de las provincias canónicas maristas españolas. El aumento de las vocaciones de hermanos, alumnos y centros así lo aconsejaba. Los nombres de las nuevas siete provincias eran Bética (con la extensión americana en Bolivia), Castilla (que se ocupaba también de Rodesia), Cataluña (que se ocupaba también de Baleares y Paraguay), León (con extensión a Ecuador), Levante (que llevaba también el Sahara), Madrid (que englobaba Canarias y el Zaire) y Norte. La Casa Central se instalaba, definitivamente, en Madrid

La que más nos interesa a nosotros por nuestro estudio, la Bética, comprendía las provincias andaluzas más Badajoz, Ciudad Real y la citada Bolivia. En 1959 disponía de 14 colegios, Badajoz, Fuenteheridos, Huelva, Bonanza, Sanlúcar de Barrameda, Sevilla, Villanueva de las Minas, Córdoba, Lucena, Jaén, Granada, Málaga, La Caleta y Roboré (Bolivia); dos Casas de Formación, el Castillo de Maimón en Córdoba y Castilleja de la Cuesta en Sevilla; y una casa de retiro, Villa Onuba en Huelva.

Fueron llegando nuevos refuerzos de hermanos de España(Bética) y hubo necesidad de ampliar el colegio. La construcción del actual gran edificio pido realizarse gracias al aporte voluntario de organizaciones católicas de Alemania Federal y Austria y de la Provincia de Bética.

En 1966 fallece de cáncer en Roboré el H. Pedro Lacunza, a quien la población venera como santo y sabio. Le han levantado un monumento.

El 18 de enero de 1969 la misión de Bolivia es declarada por el consejo general Distrito, dependiente de la provincia de Bética en cuestiones económicas y de personal.

Se hace un sondeo entre los hermanos del nuevo distrito para la designación de su primer Visitador y la elección recae en el H. Agustín Llanillo, que luego fue reelegido.

A finales del siglo XX, la provincia Bética disponía de los siguientes colegios Nuestra Señora del Carmen (Badajoz), Cervantes y Reales Escuelas de la Inmaculada (Córdoba), La Inmaculada (Granada), Colón (Huelva), Santa María de la Capilla (Jaén), Nuestra Señora de la Victoria (Málaga), San José (Priego de Córdoba), Nuestra Señora de los Reyes (Sanlúcar de Barrameda – Bonanza), Santa María la Mayor (Sanlúcar la Mayor), San Fernando (Sevilla) y los bolivianos Sagrados Corazones (Roboré), Escuela Gonzalo Drees (Cochabamba), Hermanos Maristas (Comarapa), Hermanos Maristas (Santa Cruz de la Sierra) y San José (Chiquitos).

Hermanos Distritales de Bolivia

Los Distritales que rigieron a Bolivia en tanto pertenecía a la Provincia de Betica fueron:

HermanoInicioFin
Agustín Llanillo Garcia19701976
Ladislao Gonzales Ruiz19761981
Maurino Ortega Gonzales19811987
Fernando Mayor19881993
Saturnino Alonso19941999
Antonio Peralta20002002

Parte de la Provincia Santa María de los Andes