ANTECEDENTES

La población de Comarapa, fundada durante la época del coloniaje español, a 248 km. de Santa Cruz de la Sierra y a 242 de la ciudad de Cochabamba, está situada sobre la antigua carretera troncal que une a ambas poblaciones, en el extremo noroeste del Departamento de Santa Cruz. Es capital de la Provincia Manuel María Caballero y límite con el Departamento de Cochabamba.

Los residentes habituales  son unos 3.000 habitantes, en su mayoría de la etnia quechua y mestiza.

Está situada al pie de las estrivaciones de la Cordillera Oriental Andina, con clima fresco, a unos 1.800 mts sobre el nivel del mar, y las producciones son las correspondientes a los valles mesotérmicos de los trópicos.

La creación en esa población del Colegio Marista (Colegio Gabriel René Moreno “Fe y Alegría”) se debió a un encuentro fortuito, y que más de un Hermano Marista diría posteriormente ¡Bendito encuentro!

En el año 1964, concretamente ya en puertas de las vacaciones estivales, yendo de Roboré a Samaipata, población también en el Noroeste de Santa Cruz, pero más próxima a esta ciudad que Comarapa, el Hermano Florencio Puente, Director entonces del Colegio de Roboré, buscando una zona más alta y fresca que el Oriente Boliviano y un lugar ideal para que pasaran unos días de descanso los Hermanos Honorio Molinuevo y Adrián Pérez, dedicados ambos en trabajos de los talleres de Roboré, y que hacía ya varios años que no se tomaban unos días de descanso, o reposo, se hospedó en la comunidad, o Residencia, de los Padres Dominicos alemanes que atendían esa Parroquia, así como otros pueblos menores de esa región, y de la cual era Párroco y Superior el Padre Gonzalo Drees, quien había ya recibido un dinero procedente de organizaciones y personas católicas de Alemania para crear un colegio en esa población. También había contribuido de un modo especial, el Sr. Arzobispo de Colonia, Cardenal Frink.

El citado Padre Gonzalo habló sobre su deseo con el Hermano Florencio y le hizo la oferta que lo dirigieran los Hermanos Maristas.

MOTIVOS PARA CREAR EL COLEGIO EN COMARAPA.

Pero, he aquí que, providencialmente, el Superior Regular Dominico destinó a Comarapa al citado Padre Gonzalo como Coadjutor de aquella Parroquia.

Al cambiar a la nueva residencia, llevó consigo ese dinero ya indicado para la construcción allí de ese colegio, de tal manera que podemos decir que así la suerte estuvo del lado de los comarapeños y no de los samaipateños, ya que fue a los primeros a quienes podemos decir que les tocó la lotería sin haber apostado en ella, y también, en cierto modo, a los Hermanos Maristas.

El citado bienhechor siguió rogando, y con insistencia, al Hermano Florencio para que nos hiciéramos cargo de la Dirección del nuevo Colegio, asociado desde su inicio, a la organización católica fundada y dirigida en varias naciones americanas por los Padres Jesuitas, ”Fe y Alegría”  y  que ya tenía también bastante prestigio en Bolivia.

Fue el arquitecto alemán, residente en Cochabamba, Sr. Kurt Riter, quién en poco más de un año dejó concluida la obra del colegio y también la residencia de los Hermanos, sita a 25 metros del Colegio, y en breves meses más estaba ya el Colegio amueblado y equipado con cuanto se precisa modernamente en un buen Centro Educacional.

Por eso, el día 4 de Febrero de 1971 se iniciaron las clases.

FUSIÓN CON UN ANTIGUO COLEGIO Y NUEVA DENOMINACIÓN.

Existía ya en la población un Colegio de Secundaria (Bachillerato) incompleto y en suma pobreza y descuido en todos los aspectos, y con un número muy reducido de alumnos, con el nombre del gran escritor e historiador cruceño Don Gabriel René Moreno, creado en su honor hacía unos 15 años.

Con la creación del nuevo Colegio, y en las condiciones óptimas en que se hizo, dotado de cuanto exige la pedagogía moderna de un colegio en todos los aspectos: local, profesorado, biblioteca, textos, material didáctico, gabinetes, canchas de juego, etc., y con el respaldo en lo educacional y dirección de la organización de Fe y Alegría, así como de los Hermanos Maristas, se fusionó, constituyendo desde entonces un solo colegio con la denominación de “Colegio Gabriel René Moreno Fe y Alegría”.

ALGUNAS DIFICULTADES.

Esa fusión que parecía ser algo normal y sin serios problemas, no dejó de tenerlos, en especial debido a los antiguos profesores del colegio estatal, si bien a los que desearon actuar en el nuevo, se les dio todas las facilidades y garantías para hacerlo, máxime que quedaba como colegio semi fiscal (o semiestatal), ya que al igual que a los demás colegios de Fe y Alegría, se compromete el Gobierno nacional a pagar a los profesores y demás personal auxiliar.

Sin embargo, la Dirección del mismo, debido sobre todo al convenio de Fe y Alegría con el Gobierno, así como a las normas vigentes en esa organización y también al criterio de los Padres Dominicos y de los Superiores Maristas, quedaba en manos de los Hermanos Maristas.

OTROS DETALLES DE ESTA FUNDACIÓN.

En los primeros años fueron tres Hermanos los que formaron la Comunidad Maristas. En el año de la fundación los Hermanos Florencio Puente, como Director y Superior, Jesús Sáinz y Elmar Sülzer, colaborados en las tareas educativas del Colegio por varios profesores seglares, algunos procedentes del antiguo colegio fiscal.

Más tarde se aumentó a 4 ó 5 Hermanos, completando el plantel docente, administrativo y de servicios con profesores y personal civil, llegando en breve, dado el aumento constante de alumnos, y aunque se consiguieran con bastante dificultad los profesores titulados, a más de 25.

El régimen de funcionamiento, en cuanto al alumnado, es mixto como en todos los colegios de Fe y Alegría, y en los distintos ciclos, o grados, de la enseñanza.

Es de advertir que en este centro educacional sólo hay los dos ciclos: Intermedio y Medio. No así el de Básico, o Primaria.

En el Ciclo Intermedio son los tres últimos de enseñanza General Básica y el ciclo Medio, o Bachillerato, son 4 cursos.

Cabe señalar también que las dos terceras partes de los alumnos provienen del campo, de poblaciones pequeñas, bien de la provincia Manuel María Caballero, pero no de la Capital Comarapa, y aún de otras provincias contiguas, quienes alquilan algunas habitaciones en la población para residir varios en cada una, y la cuestión alimenticia la resuelven como medio pensionistas en el colegio y a precios módicos. También para las alumnas internas se ha habilitado la antigua Casa del Aspirantado, bajo el control de una profesora, y últimamente otro internado para niños del campo subvencionados con becas por el “Proyecto Bolivia”.

Por eso, creemos los Hermanos que es también una buena obra social de ayuda que se logra así.

La inauguración oficial se hizo el 11 de junio, conmemorando la fundación de la población, mejor dicho, el aniversario de su fundación.

Lamentablemente, en tal ocasión ocurrió un fatal desenlace, ya que yendo a ese acto desde La Paz pereció una religiosa y quedó gravemente accidentado o herido, el Director Nacional de Fe y Alegría, Hermano Jesuita Humberto Portocarrero, debido a un accidente en su propia movilidad.

AMPLIACIÓN DEL COLEGIO.

Por el mes de agosto de 1988 se inician las obras de ampliación del colegio con vistas a funcionar unos talleres, si bien, en realidad, fueron un pequeño fracaso, aunque la ampliación fue necesaria al ir en aumento el alumnado y así poder contar con más aulas disponibles y otros locales para otras actividades.

Sin embargo, se mantuvo y aún se mejoró en gran medida, la orientación agrícola de los alumnos mediante el cultivo de unos terrenos colindantes al colegio, también propiedad del mismo y otros más que se adquirieron para tal fin, sobre todo en lo que se refiere al cultivo de árboles frutales, pinos, eucaliptos y hortalizas, así como patatas, maíz, y otros cultivos de la región, y aún con experiencias de otros cultivos que no son propios de la región.

Participan los alumnos tanto en enseñanza teórica como práctica.

Hay que destacar, a ese respecto, la ayuda que se recibió económicamente de CORDECRUZ (Corporación de Desarrollo de Santa Cruz) tanto económica como de asesoramiento por parte de técnicos y que aún se mantiene mediante ingenieros y técnicos agrícolas, como la ayuda recibida, y que fue grande también, de la organización española, no gubernamental, “Manos Unidas”.

Merced a esa ayuda, se ha conseguido cercar toda la finca, incluido el Colegio y los terrenos ya citados, con malla olímpica y a una altura de tres metros, así como la construcción de un gran tanque para agua de riego y otras mejoras importantes.

DIRECTORES Y OBRAS EN SUS GESTIONES.

Hno. Florencio Puente Pérez: Años 1971 a 1975:

Conversión de algunas clases en comedor, cocina y despensa para alumnos medio pensionistas. Creación del semipensionado.

Hno. José Antonio López Rojo: Años 1975 a 1978:

Conservación del edificio y algunos breves arreglos.

Hno. Clemente Alcalde Santos: Años 1978a 1981:

Ampliación: Talleres, Clases, duchas.

Hno. Ladislao González Ruiz: Años 1981 a 1984:

Construcción de la Casa de Aspirantado, contigua a la residencia de los Hermanos y del Colegio.

Hno. Avelino Jiménez: Años 1984 a 1988:

Compra de terrenos para prácticas agrícolas. Adquisición de un motocultor. Cría de Cerdos para ayudar al Comedor Colegial. Por trámites del director, se consigue la atención del a Seguridad social para los afiliados de Comarapa y alrededores. Se celebran las Bodas de Plata del Colegio Gabriel René Moreno. Se consigue el item para el director de Intermedio. Se consigue Ayuda de Manos Unidas.

Hno. Clemente Alcalde Santos: Años 1988 a 1991:

Ampliación del Colegio y vallado de la finca. Construcción del tanque de agua para regar la huerta.

Hermano José Antonio Camposo Díaz: Año 1991 …

Creación de un horno eléctrico para la fabricación de cerámica fina. Ampliación y remodelación de la biblioteca. Conversión de la Casa de Aspirantado en internado de alumnas.  Creación del Instituto de Computación “Colegio Fe y Alegría – Marista”, dependiente de la Universidad Católica boliviana.

DIRECTORES:

  1. Florencio Puente Pérez
  2. Angel Redondo Mariscal
  3. José Antonio López Rojo
  4. Clemente Alcalde Santos
  5. Ladislao González Ruiz
  6. Avelino Jinémez Martínez
  7. José Antonio Camposo
  8. Celso García López
  9. Melchor Díez Pérez

LA ESCUELA ELEMENTAL DE AGROPECUARIA CHAMPAGNAT

La Escuela de Agronomía ha sido un proyecto antiguo dentro del colegio de Comarapa. Hace más de 10 años se hizo un proyecto que fue aprobado por Manos Unidas. Con el dinero que se consiguió, se compró un terreno de una hectárea, se construyeron 2 tanques de agua, se encerró el terreno con mallo alímpica, se adquirió un motocultor y se compraron algunas herramientas. El la primera fase el proyecto no fue adelante por falta de alguien que se ocupase de él. eso sí, quedó lo anteriormente expuesto disponible para el futuro.

En 1993, un voluntario del Cuerpo de Paz que se llamaba Willy Rex vino a trabajar en el colegio. Era ingeniero forestal y comenzó a construir un pequeño vivero escolar. Podemos considerar que este fue el germen de la futura escuela de agropecuaria. En 1994 se construyó un ambiente para la cría de conejos. En 1995, se elaboró un proyecto más amplio que se presentó a una institución de los Estados Unidos que se llama KELLO’S.

Nuestra petición fue aprobada y con los fondos conseguidos se compró un pequeño tractor, se comenzó a hacer una biblioteca con tomas agropecuarios, se realizaron unos módulos de aprendizaje, se volvieron a comprar herramientas. Lo más importante de todo, es que hubo un grupo de técnicos que comenzaron a apoyar a la Escuela de una manera desinteresada. Fueron Orlando Virhuez,  veterinario; Juan Soto; agrónomo; Bernardo Guzmán, Técnico Superior; Ian Yeselonis, voluntario del Cuerpo de Paz.

En 1996 se logró una ayuda de MISEREOR para construir 2 aulas para pasar agropecuaria dentro de la zona en la que están los viveros. A mediados de este mismo año, conseguimos también el apoyo de D. José Rojas. Con su trabajo se le ha dado un gran impulso al trabajo en el vivero. Su historia es interesante, pues ha pasado de ser una de las personas que más árboles ha cortado en la provincia, a ser uno de los mayores defensores de la naturaleza, en nuestros días. Es admirable la dedicación y el cariño que pone en su trabajo. Desde principios de 1997 también apoya a la Escuela, desde el plano pedagógico, Carlos Oomens, que pertenece a la Cooperación belga.

La estructura de aprendizaje está dividida en 6 módulos de 72 horas cada uno. El 80% es de práctica y el 20% de teoría. Una vez superado el módulo, el alumno recibe un certificado de aprovechamiento.

Los módulos son los siguientes:

  • APICULTURA,
  • CUNICULTURA,
  • FRUTICULTURA,
  • VIVEROS Y EDUCACION AMBIENTAL,
  • HORTICULTURA,
  • COMERCIALIZACIÓN Y ELABORACIÓN DE PROYECTOS.

Las clases son fuera del horario escolar y los alumnos asisten a ellas de forma voluntaria. Como metas de cara al futuro queremos que la Escuela se convierte en un centro que pueda dar el título de TÉCNICO MEDIO EN AGROPECUARIA, crear un equipo docente competente, construir un invernadero, apoyar a los profesores que nos colaboran mediante cursos de mejoramiento.

INFORME SOBRE LA NORMAL MOVIL

Copia fiel de las páginas nº 11, 12 y 13 del libro de Actos del Honorable Consejo Municipal de Comarapa 1995.

“En Comarapa, capital de la provincia Manuel María Caballero, del Departamento de Santa Cruz; reunidos en los salones de la Honorable Alcaldía Municipal de Comarapa, el día de hoy, 24 de septiembre de 1995 años.

Prof. Flory Castedo, Directora del Equipo Móvil de la Normal: “Enrique Finot” de la ciudad de Santa Cruz; el señor Facundo López Arse, alcalde Municipal de Comarapa, el Lic. Elí Soto Cruz, Subprefecto de la Provincia Manuel María Caballero, el Prof. Orlando Vargas Cardona, Director Distrital de Educación, El Rvdo. Padre Juan Crespo, Párroco de Comarapa, el Honorable Julio Pinto A. Concejal, Directores de Establecimientos Educativos, Magisterios de la localidad, más alumnos – profesores, de la futura Normal Móvil de Comarapa dependiente de la de Santa Cruz todos, reunidos con la finalidad de inaugurar la Normal en Comarapa, donde la Alcaldía, la Subprefectura se comprometen conjuntamente colaborar económica y moralmente para el buen funcionamiento de la misma.

Del mismo modo se comprometen los directores y todo el magisterio normalista de la provincia toda a colaborar y brindar todo el apoyo necesario, con el mismo fin.

Con lo que terminó el presente acto firmando para su constancia los asistentes

Realidad de la Normal

Está constituida por maestros interinos (sin título y elegidos por su Comunidad) de diferentes lugares de la Provincia Manuel María Caballero. Ver PROCEDENCIA.

Este año en el 3er semestre con un grupo de 49 alumnos y 1er Semestre con otro grupo, es decir, que funcionan dos grupos, un número de 90 maestros interinos.

El sueldo del maestro interino es de unos 280 a 300 Bs. Es decir, 50 a 60 $us. Mensuales.

El promedio de horas que les lleva llegar los viernes a Comarapa es otro problema serio. Nivel cultural en que se encuentran en muy desigual. Idealmente todos deberían tener el bachillerato, pero es suficiente tener el bachillerato de la Noche o CEMA y eso es lo mismo que decir: bachiller frustrado o regalado.

Plan de estudios

Son 6 semestres, que deseamos sean tres años. Cuatro meses y medio cada Semestre. Las clases las hacemos los viernes por la tarde y noche, los sábados en tres turnos: mañana, tarde y noche.

Las horas que nos faltan para completar el semestre se hacen durante las vacaciones con tres o cuatro semanas intensivas.

Es en el tiempo de siembra (lluvia) y esto perjudica bastante a ciertos maestros que también viven de la agricultura.

Resultados del momento.

Estamos muy contentos de la aistencia, asimilación y participación de los alumnos. Nos ayuda la Provincia Bética (SED) y los presupuestos de los tres años, los hemos hecho ajustados a las realidades.

El equipo de profesores está formado por profesores dinámicos y, creemos, bien preparados para animar la formación que nos piden.

El sueldo del profesor de la Normal Móvil es de 8 Bs. por hora, casi dos $us, el doble de lo que paga el Estado, pero resulta muy poco.

Estamos animados con la ayuda del profesor Carlos Oomens (belga) que estará animando en lo pedagógico al equipo de la Normal Móvil.

Trabajamos y hacemos presupuestos sin contar con la mentalidad de Europa.

 COMARAPA: 

Complemento con algunos datos

Alumnos actuales del colegio, entre los dos ciclos: 700

El Hno. Florencio actuó como Supervisor Zonal desde junio de 1971 a finales de 1974, “ad honorem”

Escuela elemental de agropecuaria:

 Complementando lo indicado anteriormente, añadiremos que tiene también unos viveros muy seleccionados, con miles de plantines que se cultivan anualmente de plantas de jardinería, así como de árboles maderables, en especial de los autóctonos, frutales y también ornamentales, para servicio de los campesinos de la zona particularmente.

Instituto de computación:

Su labor y aprendizaje se ha extendido también a otras poblaciones de la Provincia Manuel María Caballero, como son : San Isidro, Saipina, Mataral y de la Provincia Florida: Mairana.

Capilla del colegio:

Una de las últimas mejoras realizadas en el colegio, he sido la transformación del local de un aula en capilla para servicio del profesorado y alumnos.

Creemos ha sido una muy buena iniciativa, ya que anteriormente estaba sólo en la residencia de los Hermanos y con pocas oportunidades para decentes y alumnos, lo que se ha realizado, además, logrado con gusto y estética, aunque en forma sencilla. Resulta así muy acogedora.

También quisiera hacer alusión aquí, a dos cosas que tiene también este colegio: me refiero a la enseñanza teórica y práctica de la fabricación de cerámica fina, en unos sencillos, pero prácticos, talleres en donde participan alumnos y alumnas realizando obras artísticas. Disponen, también, de un horno eléctrico.

La segunda cosa a la que me refiero es la fabricación de papel reciclado.

PROYECTO BOLIVIA

El PROYECTO Bolivia nació ante la inquietud de algunos antiguos alumnos y  profesores de los colegios maristas de Bética por compartir su tiempo de vacaciones con las gentes de Bolivia. Uno de los primeros animadores de este proyecto fue el hermano Rafael Arteaga.

En un primer momento, como es de suponer, no se tenían muy claras las ideas respecto a lo que se quería lograr. Se puede decir que el Proyecto Bolivia ha ido creciendo como una persona, con alegría, aciertos, ilusiones, crisis, equivocaciones. Decía el poeta: “Se hace camino al andar”. Esta frase de machado, podría definir el caminar de estos 9 años. En un principio se trabajó en las comunidades de la zona baja de la provincia Manuel María Caballero de Santa Cruz. El trabajo fue más sedentario que en la actualidad. Se centraron en la vida de pueblos ya hechos, pueblos concentrados, con las casas cercanas las unas de las otras, escuelas y templos bien construidos y con cierta organización. Su tarea consistió sobre todo en la catequesis, el apoyo escolar y algunas charlas de formación.

Punto y aparte merece la compenetración del grupo en los dos  primeros años. Antes de venir a Bolivia, a penas se conocían los integrantes. Se dio el caso, que una persona de los integrantes del Proyecto, llegó al aeropuerto dos horas antes de que saliese el avión, y no conocía para nada al resto del grupo. La experiencia fue enseñando que las cosas no podían hacerse así.

A partir del año 91, hubo un cambio de lugar. Se comenzó a trabajar en las zonas altas de la provincia, que estaban más abandonadas. Antes de venir a Bolivia a hacer la experiencia del campo misión se trabajaba con intensidad preparando todos los detalles, tanto a nivel de cosas útiles, como a nivel personal y grupal. El grupo iba creciendo y cada vez se pensaba más de una forma más común.

A medida que fueron pasando los años, algunas personas se plantearon quedarse más tiempo en Bolivia. Fueron María de los Ángeles Yuste, Manu Gómez y María del Mar Vélez. Conviene aclarar que si para ellos fue interesante la experiencia, más lo fue para la comunidad de hermanos. Supuso un esfuerzo por parte de todos para estar atentos y no cerrarnos sobre nosotros mismos. Fue un verdadero enriquecimiento. Creo que desde que se comenzó a dar esta experiencia, al comunidad ya no ha sido la misma. En las reuniones comunitarias los seglares aportaban como un hermano más, y tuvimos la oportunidad de compartir nuestra espiritualidad. Se dio el caso, que algunas personas al principio no distinguían entre el hermano y el seglar.

Resumiendo estos 9 años del Proyecto Bolivia, podríamos decir, que se ha hecho un trabajo callado, al mejor estilo marista. Se ha optado por acercarse y compartir con la gente, en vez de utilizar grandes medios. Se han caminado muchos kilómetros en medio del frío, la niebla, el sol; con sed, con cansancio, con una sola idea, ir al encuentro del “otro”, del hermano y de la hermana campesina que viven tan olvidados.

El camino sigue delante de nosotros lleno de encrucijadas, sorpresas en invitaciones a que vayamos descubriéndolo. Dios continúa trabajando en nuestros corazones. Santa María del Camino es nuestra compañera. Casi podemos decir como Marcelino, que con el sudor derramado en estos años por los caminos de nuestras comunidades, tendríamos la suficiente cantidad como para darnos un baño.

BREVE HISTORIA DEL GRUPO PROYECTO BOLIVIA.

AÑO 1989

En el año 1989, las seis personas que se citan a continuación estuvieron trabajando durante los meses de julio y agosto en el poblado de San Juan del Potrero, de la provincia Manuel María Caballero, en el departamento de Santa Cruz. Fueron los pioneros: Hno. Carlos Aguirre, Francisco Colón, Josefina Garrido, Hno. Ramón Rodríguez, Mª Ángeles Rojas e Ignacio Vera. Formaron el primer grupo de personas que trabajaron en Bolivia junto con los hermanos de aquella región.

En las primeras cartas que se recibieron del Hno. Fernando Mayor, nos invitaba a acercarnos a aquellas tierras sin grandes pretensiones, conocer a sus gentes, ver sus necesidades, ofrecerse a ellos y lo más importante, escuchar al pueblo, es decir, escuchar a los verdaderos protagonistas del trabajo que , más adelante y con mayor conocimiento de causa, se realizaría.

Nos lanzamos a dar catequesis a niños, preparación de cursillos prematrimoniales, formación de los profesores, formación de mujeres en los clubes de madres, impartir clases de refuerzo a todos aquellos chicos que lo deseaban.

Construimos letrinas en aquellas casas que se brindaron como voluntarias, celebramos primeras comuniones, varios casamientos y un bautizo. En días alternos teníamos celebración de la Palabra.

AÑO 1990

El segundo año que estuvimos en San Juan del Potrero el grupo estaba integrado por: Hno. Fernando Bullejos, Hno. Antonio Marín, Almudena Moreno, Mª Ángeles Rojas y Jesús Sepúlveda.  Otra parte del grupo estuvo en Pulquina, y estaba formado por: Javier Quintanal, H. Ramón Rodríguez, Josefina Garrido, Covadonga y H. Mitsuaki Hatanaka.

Este año hubo una serie de peticiones por parte de la gente, que fueron las siguientes: Formación de profesores, de manera especial a un grupo de líderes que se encargarían de continuar la labor cuando volviéramos a España. Otro grupo encargado de la formación catequética de niños y adultos. Se formaron varios grupos de teatro integrados por jóvenes del pueblo cuyo objetivo era unirlos, para crear conciencia de comunidad. Formación de un encargado de la posta sanitaria y equipamiento de medicamentos básicos y curas. Responsabilizamos al grupo de formación de catequesis de preparar la liturgia de la Palabra. Les enseñamos las dinámicas de juegos que pudimos.

Compartimos todo lo que éramos y nuestra “casa prestada” era su casa, sus problemas, diversiones, y todo cuanto el pueblo demandaba de nosotros a nivel humano.

En el último trimestre de este mismo año, durante dos meses, estuvo una pareja de novios de Jaén: José Carlos Hortelano y Charo Morales. Continuaron la labor del grupo que estuvo en Julio y Agosto.

AÑO 1991

Este año comenzamos a trabajar en otra zona donde los hermanos de allí entendieron que había mucha más necesidad. Son las comunidades campesinas situadas en la zona de la Siberia boliviana. Geográficamente se encuentra en la cordillera subandina, entre los valles y la zona altiplánica. La zona que mejor conocemos es la sub-central de Siberia, que depende de la central de Comarapa, capital de la provincia Manuel María Caballero, uno de las quince del departamento de Santa Cruz.

El radio de acción del grupo comprende las siguientes comunidades campesinas: Manzanal, Siberia, Punilla y Capillas. El año 1996 comenzamos a trabajar también en Quebrada San Antonio y Huertas. Estas comunidades están cercanas a la frontera con el departamento de Cochabamba. Similares en sus condiciones socio-económicas, están casi exclusivamente dedicadas a la agricultura (cultivo de subsistencia e intercambio), y a una ganadería familiar.

A partir de aquí se detallan los grupos y proyectos realizados y a  realizar entre los años 1991 y 1996.

Participantes año 1991

Miguel Angel Macho y Loreto (matrimonio recién casado), Hno. Antonio Peralta, Hno.Diego Quesada, Jesús Sepúlveda y Mª Angeles Yuste.

Proyectos 90-91:
  • Colaboración en la construcción de la casa común de Pulquina.
  • Apoyo a la instalación eléctrica de San Juan del Potrero.
  • Material escolar y sanitario para las comunidades y colegios.

AÑO 1992

Participantes:

Mª Ángeles Vílchez y Paco Camposo (matrimonio), Hno. Serafín Mayor, Hno. Antonio Peralta, Francisco Colón, Leopoldo Muñoz, Mª José Hidalgo, José Carlos Hortelano, Mª Ángeles Yuste y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos
  • Arreglo del templo de Manzanal.
  • Construcción de un aula escolar en Manzanal.
  • Construcción de un depósito de agua en Manzanal e instalación de dos grifos comunitarios.
  • Realización del camino a Capillas.
  • Construcción de una letrina y una ducha en Manzanal.
  • Apoyo a la agricultura local mediante semillas y abono 1ª fase.
  • Instalación de un grifo comunitario en Siberia.

AÑO 1993

Participantes:

Mª Ángeles Vílchez y Paco Camposo (matrimonio), Hno. Antonio Peralta, Hno. Míchel Velasco, Mª José Gómez, Mª del Mar Vélez, Mª  José Hidalgo, Miguel Marcos, Arturo Morales, Mª Ángeles Yuste y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos:
  • Construcción de la escuela y casa comunitaria de Capillas.
  • Apoyo al centro de capacitación campesina de Redeo.
  • Construcción de dos aulas en Siberia.
  • Colaboración en la instalación de agua en Churo.

Al finalizar esta experiencia, una voluntaria, Mª Ángeles Yuste, se quedaría en Bolivia durante año y medio, hasta finales de 1994. Vive en la comunidad marista de Comarapa, y es la pionera en este tipo de experiencias. A comienzos del curso siguiente, se encargaría de poner en marcha un internado para chicos de las comunidades campesinas de la Siberia. Los comienzos fueron difíciles, pero hoy se constata que es una interesantísima tarea.

AÑO 1994

Participantes:

Hno. Paco Eulogio Cerezo. Hno. Antonio Peralta, Eugenio Aguirre, Alicia Fernández, Arturo Morales, Manu Gómez, Jorge Jiménez, Mª Ángeles Yuste y el padre Juan  Bautista Carreño.

Proyectos:
  • Apoyo a la agricultura local mediante semillas y abonos (2ª fase)
  • Colaboración en la construcción del galpón de Siberia
  • Instalación de tubos en las quebradas de Capillas
  • Ayuda al centro de Rodeo mediante alimentación, becas y seis máquinas de coser.
  • Construcción de la escuela y del cuarto del profesor en Punilla
  • Becas del internado de Comarapa (1ª fase)
  • Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal (1ª fase)
  • Construcción de cuartos para los profesores en Capilla.
  • Instalación de placa solar en la posta sanitaria de Siberia.

Al finalizar esta experiencia, otro voluntario, Manu Gómez, se quedaría en Comarapa hasta septiembre del siguiente año. Junto a Mª Ángeles acompañarían a los chicos y chicas del internado, y continuarían la labor en las comunidades campesinas, especialmente en la formación de catequistas.

En noviembre, otra voluntaria, Mª del Mar Vélez, se sumaría a los dos anteriores, y estará hasta principio de junio de 1995.

AÑO 1995

Participantes:

Hno. Antonio Peralta, Hno. Juan José Mina, Mª Dolores Domínguez, Fernando Domínguez, Eugenio Aguirre, Beatriz Pascual, Arturo Morales, Inmaculada Arroyo, Mª Carmen González, Alfonso Díaz, Cristina García, Jorge Jiménez, Manu Gómez y el padre Baldomero Delgado.

Proyectos:
  • Construcción de la casa comunitaria. Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal (2ª fase)
  • Becas del internado de Comarapa (2ª fase)
  • Formación de técnicos agrónomos y apoyo al desarrollo agropecuario de una zona campesina (1ª fase)
  • Mejora del camino de Capilla.

AÑO 1996

Participantes

Pilar Monserrate y Damián García (maatrimonio), H. Paco Eulogio Cerezo, H. Antonio Peralta, H. Juan José Mina, Dory López, Mª del Mar Vélez, Yago Grigoriu, Miriam Lozano, Mª Dolores Domínguez, Manu Gómez, Rocío Monserrate, Beatriz Pascual, Arturo Morales, Teresa Rodríguez, Mª José  Hidalgo, Yago Francés, el padre Juan Bautista Carreño, y José Mª Porcel (diácono).

Proyectos:
  • Construcción casa comunitaria. Concentración rural y mejora de viviendas en Manzanal. (3ª fase).
  • Apoyo a la cooperativa agrícola de Manzanal.
  • Becas del internado de Comarapa.
  • Formación de técnicos agrónomos y apoyo al desarrollo agropecuario de una zona campesina.

AÑO 1997

Participantes

Hno. Juan José Mina, H. Bonifacio González, H. Paco Eulogio Cerezo, Mª Carmen González, Damián García y Pilar Monserrate (matrimonio), Rosario Ponce, Agustina Bueno, Manu Gómez, Rocío Monserrate, y Mª Dolores Domínguez.

Proyectos:
  • Implementación depósito agua potable y lavaderos en Quebrada S. Antonio.
  • Agua potable y lavadero en Punilla.
  • Becas internado Comarapa.
  • Obra fina (3º fase), concentración de viviendas en Manzanal.
  • Apoyo a la Cooperativa Agropecuaria de Manzanal.

Nota final:

Desde el principio se sigue trabajando en estas comunidades en los siguientes campos: Educación (escolar y adultos), Sanidad, Catequesis, Promoción de la mujer y Proyectos de Desarrollo.

Lo anterior es importante, pero lo es más el acompañar a la gente, escucharle, que se sientan apoyados y queridos, estar lo más cercanos posibles a ellos. Esta es nuestra mayor riqueza.

Hno. Pedro Alegre